Firman la paz en Cruz Azul

El grupo del contador Armando Valverde, que mantuvo litigios durante varios años en contra de Guillermo Álvarez Cuevas, retirará las demandas en contra del Director General de la Cooperativa

Guillermo Álvarez Cuevas, Presidente del Cruz Azul
Guillermo Álvarez Cuevas, Presidente del Cruz Azul (Mexsport)

Ciudad de México

Después de varios años, mañana la Cooperativa Cruz Azul tendrá una Asamblea General en completa paz. Guillermo Álvarez Cuevas – director general – y Armando Valverde Talango –presidente del Consejo de Administración– anunciaron el fin de los conflictos internos.

Fueron más de tres años en los que un grupo de 26 cooperativistas, encabezados por Armando Valverde, exigían la destitución de Guillermo Álvarez Cuevas. En este lapso, este grupo fue expulsado de la empresa, pero después de ganar algunos juicios fueron reinstalados en sus puestos y desde ahí seguían con sus reclamos.

Sin embargo, después de varias audiencias, ambas partes llegaron a un acuerdo en el que decidieron dejar atrás las diferencias.

El Director Jurídico de la Cooperativa Cruz Azul, Miguel Borrell, informó a La Afición que ya fueron retiradas algunas demandas del grupo de "disidentes" (así se le conoció cuando fueron expulsados de la Cooperativa), y en los próximos días se retirarían las faltantes.

"Fue un inicio obra de la casualidad, al tener que estarnos reuniendo en el desahogo de audiencias, que tuvimos un acercamiento y nos encontramos con una disposición propositiva para encontrar un arreglo en este problema, una solución que como es en todo arreglo, ambas partes cedimos. Se pudo dar para beneficio de la Cooperativa".

El abogado de la Cooperativa agregó: "Todavía no (se quitan todas las demandas), estamos en ese proceso, ya se hicieron algunas gestiones en algunos juzgados y faltan otras por hacer, pero ya hay el acuerdo de voluntades para hacerlo. Lo importante para destacar es que se ha hecho el acuerdo con el presidente del Consejo de Administración, el señor Armando Valverde".

Miguel Borrell destacó que después de mucho tiempo fue satisfactorio que tanto Valverde como Guillermo Álvarez pudieran estar sentados en una misma mesa.

"Fue muy importante ver al licenciado Álvarez con el contador Valverde después de casi cuatro años. Fue un proceso muy largo y muy desgastante, no solo para los socios, sino para las familias, hubo mucha tensión".

A los socios que fueron excluidos y después repuestos en sus cargos, se les cubrirán sus salarios caídos desde 2011. Mañana, en la Asamblea General, se elegirá a un nuevo presidente del Consejo de Administración y del Consejo de Vigilancia.

"En este caso la noticia es por el humo blanco. Llegó tal vez el momento en que estábamos hartos, porque eran gastos para los dos, el mismo desgaste y llega el momento en que uno está con una actitud más positiva para solucionar las cosas. Quizá nos tardamos, pero ya se pudo dar y esperamos que lleguen momentos de tranquilidad para la empresa".