El calvario de Tena

Independientemente de la gloria del oro olímpico obtenido en Londres con la selección mexicana, la reciente productividad de Tena a nivel de clubes dista mucho de ser la mejor 


Luis Fernando Tena, entrenador de Cruz Azul
Luis Fernando Tena, entrenador de Cruz Azul (Mexsport)

Ciudad de México

Al mencionar el nombre de Luis Fernando Tena resulta imposible no relacionarlo con la gesta olímpica obtenida por el Tri en los pasados juegos celebrados en Londres, donde bajo su dirección técnica, lograron imponerse a Brasil en la final y colgarse la medalla de oro en un hecho histórico para el balompié nacional.

Entre otras cosas, este suceso resultó determinante para la directiva de Cruz Azul a la hora de decirse por el 'Flaco' para suceder a Guillermo Vázquez en el banquillo del equipo capitalino. Decisión que en principio resultó un acierto debido al espléndido primer torneo en su regreso a las riendas del cuadro de la Noria.

Sin embargo, pronto resurgió ese calvario que acompaña al Luis Fernando en sus últimas travesías como entrenador de un equipo de primera división. Morelia y Chiapas, antes de unirse a las filas del Tri, fueron sus últimas escuadras dirigidas en el máximo circuito de nuestro balompié, y los resultados no fueron los esperados, muy similares a su actual certamen al frente de la 'Máquina'.

A Monarcas llegó a mediados del Clausura 2008, sin embargo su rendimiento no fue el esperado y después de 30 partidos donde nunca pudo levantar al equipo, abandonó el plantel dejando un registro de once derrotas, diez empates y nueve victorias.

Con Chiapas la tónica no fue tan distinta. Los Jaguares lo contrataron para suplir la salida de Miguel Ángel Brindisi aunque los resultados nunca llegaron, únicamente un torneo duró la dirección técnica de Tena en el cuadro sureño, en donde dejó la pobre renta de nueve derrotas, seis empates y cinco triunfos en 20 partidos dirigidos.

Hoy, tras haber firmado un buen primer torneo con el cuadro celeste, Tena revive los fantasmas de Chiapas y Morelia al tener al conjunto de La Noria al borde de la eliminación días antes de disputar el Mundial de Clubes en Marruecos.