Roque Santa Cruz, con mala suerte

El delantero de La Máquina ha sufrido lesiones que lo han apartado de las canchas y que han impedido que se muestre en el Clausura 2015

Roque Santa Cruz sufrió una lesión en el partido ante Santos
Roque Santa Cruz sufrió una lesión en el partido ante Santos (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Roque Santa Cruz, tras los estudios médicos, se perderá el duelo contra el América.

El delantero paraguayo reportó con La Máquina y estuvo entrenando por separado y se le vio hacer trabajo con el balón y algunos ejercicios en la cancha principal de La Noria.

El viernes, el cuerpo médico de La Máquina lo evaluó de la molestia que tiene en el muslo derecho y emitió el diagnóstico negativo, que ya le impidió jugar los dos partidos amistosos que sostuvo la selección de Paraguay.

Incluso, al término del juego contra México, Ramón Díaz, entrenador de conjunto guaraní, dijo en conferencia de prensa que Roque no estaba para jugar y necesitaría una recuperación de al menos diez días. Aunque instantes después el mismo Santa Cruz a­rmó que tenía que analizar las necesidades de Cruz Azul, y de ahí tomar la decisión de forzar su participación en el clásico joven o cuidarse. Se determinó lo segundo. 

Su talón de Aquiles

En el juego contra Tijuana, Roque volvió a resentirse de la lesión que tuvo en el muslo derecho, un desgarre que lo marginó de seis juegos de la Liga, por lo que solicitó su cambio al minuto 59. Pese a esta molestia, se reportó con su selección, pero solo estuvo haciendo trabajo de rehabilitación sin forzar más su pierna.

Ya con casi dos semanas desde su último partido, las dudas son grandes sobre la posibilidad de que esté el delantero ante el América. Y aunque él mismo ha negado en diversas entrevistas que sea un jugador de cristal, su historial marca lo contrario.

A sus 33 años, las últimas lesiones que ha sufrido Santa Cruz en su carrera profesional han sido musculares, dejando atrás los problemas en las rodillas que llegó a tener en sus inicios con el Bayern Múnich.

Por ejemplo, este desgarre en el muslo derecho, ocurrido en la Jornada 2, le tomó seis semanas de rehabilitación y aunque al principio se estipularon cuatro, el intento que hizo para acelerar su regreso a las canchas provocó un retraso de 15 días.

En su paso con el Málaga, durante las dos temporadas que estuvo en el conjunto español, sufrió cuatro lesiones que lo marginaron en total más de tres meses de las canchas. Con el Betis también tuvo un problema muscular, una rotura ­brilar que lo dejó sin jugar un mes.