Cruz Azul y su apuesta arriesgada

Desde el Apertura 2003, Cruz Azul no contrataba tres jugadores del extranjero al mismo tiempo para reforzarse; para este torneo, la directiva tomó ese riesgo pese al poco tiempo de adaptación que tendrán

A Cruz Azul no le han funcionado los refuerzos que ha traído
A Cruz Azul no le han funcionado los refuerzos que ha traído (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Después del fracaso rotundo en el Apertura 2014, la directiva de Cruz Azul decidió reforzar al equipo con tres elementos que vienen del extranjero y nunca han jugado en el futbol mexicano, situación que no ocurría en el equipo desde hace 11 años, cuando en el Apertura 2003 también se apostó por igual número de foráneos.

Encabezados por el paraguayo Roque Santa Cruz, tanto Carlos Lizarazo, de Colombia, como Juan Carlos To­olo, de Brasil, intentarán responder a la confianza de la directiva que busca una sacudida en el equipo luego de un decepcionante cierre de año.

Sin embargo, solo Roque tiene un currículum que levanta las expectativas de La Máquina. El goleador histórico de la selección de Paraguay (con 31 goles) regresa al continente americano luego de 15 años en el futbol europeo, donde participó en la Bundesliga (Bayern Múnich), la Premier League (Blackburn Rovers y Manchester City) y la LFP Española (Betis y Málaga). A su llegada a México, Roque dejó claro que a sus 33 años siente que aún le queda mucho tiempo de buen nivel.

Pero así como la llegada de Santa Cruz ha levantado revuelo, todo lo contrario ha pasado con los fichajes de Juan Carlos Toff­olo, mejor conocido como Alemao, y Carlos Lizarazo. Incluso, el mismo Luis Fernando Tena admitió que no conoce a estos dos elementos y que son fichajes de Agustín Manzo, director deportivo, pero que confía en su criterio.

“No, (no los conozco) es un seguimiento que ha hecho Agustín. En todos los equipos el director deportivo es el que da seguimiento a todo eso y el que decide qué jugadores vienen del extranjero, obviamente, los que juegan en México podemos opinar, pero los que vienen de fuera Agustín les ha dado seguimiento, hay buenas referencias y hemos visto videos donde juegan muy bien, Agustín fue a verlos jugar y los conoce muy bien, así que estamos muy contentos con nuestros tres atacantes”, dijo el Flaco.

En el caso de Alemao (25 años), hay más dudas que certezas sobre su capacidad. El centro delantero fue dirigido por Pintado (auxiliar de Tena) en el Guaratingueta, de la Serie B brasileña en 2012, donde marcó 14 goles. Aunque la trayectoria del brasileño no es muy halagadora, pues en los últimos tres años ha estado en seis clubes, es decir, cada semestre ha cambiado de camiseta. Con seis años de trayectoria, ya tiene 10 clubes en su haber y Cruz Azul será el decimoprimero.

El colombiano Carlos Lizarazo es un volante que se puede desempeñar en ambas bandas, con 23 años de edad solo ha jugado en el Deportivo Cali, donde fue de los elementos titulares en la última temporada.

Pablo Barrera llegó anoche a Monterrey para ultimar los detalles de sucontratación con Rayados; hoy realizará exámenes médicos.


Tanto Lizarazo como Alemao reportarán con el equipo el próximo lunes y tendrán dos semanas para adaptarse a sus nuevos compañeros, en tanto Santa Cruz reportará el 2 de enero y tendrá menos días para acoplarse a La Máquina. De su rápida adaptación dependerá el nuevo rostro de Cruz Azul.

La última vez que La Máquina trajo tres elementos de afuera fue en el Apertura 2003. En aquella ocasión, arribaron los argentinos Daniel Díaz y César Delgado, así como el colombiano Javier Restrepo, los tres fueron titulares, y en el caso de los dos últimos permanecieron más de dos años en el club.

Más fiascos que aciertos

Históricamente a Cruz Azul no le va nada bien con sus fichajes extranjeros, ya sea de los que vienen de fuera o a los que contrata del mismo futbol mexicano. Desde que logró el título en el Invierno 1997 (hace 17 años), La Máquina ha fichado en total a 54 elementos, sin contar las tres incorporaciones para este semestre.

De estos 54 jugadores, 23 solo estuvieron seis meses en club y después salieron, 12 más aguantaron el año; es decir, 64 por ciento de los elementos extranjeros que trae La Máquina no superan los dos torneos. Apenas 17 de estos futbolistas han cumplido dos o más años en el club.

Entre las peores contrataciones que se recuerdan en La Noria están los argentinos Rubén Capria, Marcelo Ríos, Rodrigo Astudillo, Mariano Messera, Javier Cámpora, Maximiliano Biancucchi, entre muchos otros, que solo duraron seis meses; la misma historia del paraguayo Roberto Ovelar, el boliviano Ronald Raldes, el chileno Emilio Hernández o el hondureño Ramón Núñez que fueron intrascendentes en el semestre que estuvieron en La Máquina.

Otros como el brasileño Maranhao, el colombiano Edixón Perea, el argentino Marcelo Carrusca o el uruguayo Nicolás Vigneri tuvieron la oportunidad de estar el año completo, pero al no convencer, tuvieron que abandonar el club.