La maldición del Mundial

Cruz Azul sigue la inercia de la mayoría de los equipos que han ido al Mundial de Clubes, que en el torneo local e internacional no lograron un buen papel

Rogelio Chávez en el duelo Chivas vs Cruz azul
Rogelio Chávez en el duelo Chivas vs Cruz azul (Mexsport)

Ciudad de México

A los equipos mexicanos les cuesta afrontar dos torneos de manera exitosa. Ahí están los resultados de los clubes que disputan la Copa Libertadores en el primer semestre del año y también para los que juegan el Mundial de Clubes al semestre siguiente. Nunca un club ha podido ganar alguna de estas competiciones internacionales, y son contados los casos de los que pueden mantener el paso en la Liga local.

En esta ocasión le toca a Cruz Azul, como representante de la Concacaf, disputar el Mundial de Clubes que se jugará en Marruecos del 10 al 20 de diciembre. Incluso, el calendario del Apertura 2014 prevé una pausa en la Final si La Máquina llega hasta esa instancia, dejando que el conjunto mexicano cumpla con su participación internacional y después regrese a pelear el campeonato de Liga.

Sin embargo, en este momento, el cuadro cruzazulino está lejos de provocar la modificación en el calendario debido al bajo nivel que ha mostrado en estos siete partidos que van de la temporada, en los que apenas ha podido ganar dos y empatado tres para una cosecha de nueve puntos, lo que lo tiene en la décima posición de la tabla general.

Si ahora terminara la fase regular del Apertura, La Máquina no calificaría a la Liguilla, aumentando la tendencia negativa que hay en los clubes mexicanos que disputan el Mundial de Clubes en diciembre, la cual indica que en casi todas las ocasiones estos equipos no llegaron en buen momento al torneo internacional.

Ahí están las estadísticas que señalan que el futbol mexicano, con el actual formato del Mundial, nunca ha podido llegar a la Final; solo en cuatro ocasiones ganó el primer partido que disputó para después caer en las semifinales; las otras cuatro veces quedó eliminado desde su primer encuentro, y en los cuatro juegos por el tercer lugar solo pudo ganarlo en una ocasión.

Mención aparte merece el primer Mundial de Clubes que se jugó en Brasil en enero del 2000 con la presencia de ocho clubes, ya que por única vez se usó el formato de grupos para determinar a los semifinalistas. En aquella ocasión el Necaxa se ganó su derecho de representar a la Concacaf, cumpliendo con una destacada actuación al obtener el tercer puesto, ganándole al Real Madrid en penales.

En el torneo local, los Rayos finalizaron el Invierno 1999 en tercer lugar de la tabla general, pero en la ronda de los cuartos fueron eliminados por Cruz Azul.

NI UNA NI OTRA

Con el nuevo formato de la competencia internacional, el futbol mexicano se perdió la edición de 2005 y hasta 2006 volvió a ir un club nacional; en esa ocasión fue América que quedó en cuarto lugar, después de perder en semifinales ante el Barcelona y caer por el tercer sitio con el Al-Ahly de Egipto. En la Liga, las Águilas fueron terceras en la tabla general del Apertura 2006, pero cayeron en semifinales ante Chivas.

Al año siguiente le tocó al Pachuca, que de manera sorpresiva cayó en su primer duelo ante el Étoile du Sahel de Túnez. Tampoco en el Apertura 2007 le fue bien a los Tuzos que no calificaron a la Liguilla al quedar en noveno.

En 2008 le llegó de nuevo la revancha a los de Hidalgo, y esta vez sí avanzó a las semifinales del Mundial de Clubes, pero cayó contra la Liga de Quito, y en el juego por el tercer lugar el Gamba Osaka de Japón les volvió a propinar otra derrota. En el torneo mexicano no calificó a la Liguilla al terminar en el lugar 12.

En 2009 le tocó al Atlante que ganó su primer juego, pero en las semifinales se topó al Barcelona. En el juego por el tercer sitio perdió en penales ante el Pohang Steelers de la República de Corea. En el Apertura no calificó al ser noveno de la clasificación.

Al año siguiente volvió Pachuca al Mundial de Clubes, previamente eliminado en cuartos de final del Apertura 2010; en el torneo internacional, de manera sorpresiva fue eliminado por el TP Mazembe del Congo en el primer juego.

Después vinieron tres participaciones del Monterrey (2011, 2012 y 2013), solo en el Apertura 2012 logró calificar a la Liguilla, pero de manera angustiante, cayendo de inmediato en cuartos de final ante Tijuana. En 2011 perdió en su primer juego del Mundial ante el Kashiwa Reysol de Japón, al año siguiente avanzó a las semifinales donde se topó al Chelsea que lo eliminó, aún así alcanzó el tercer sitio de esa edición. Finalmente, en 2013, se volvió a quedar en el primer juego al tropezar con el Raja Casablanca de Marruecos.

Aún es muy prematuro, pero si Cruz Azul no rectifica el camino que lleva en este torneo, puede tener una actuación discreta como casi todos sus antecesores, tanto en el Mundial de Clubes como en el Apertura 2014, sin destacar ni en uno ni en otro.