Cachetada al líder; Cruz Azul humilla 4-0 a Rayados

Con una inmejorable demostración, La Máquina trituró al líder general con dos goles de Benítez y otro tanto de Giménez y Omar Mendoza

Ciudad de México

Contra once elementos, contra el líder general de la competencia, Cruz Azul goleó 4-0 a un Rayados de Monterrey que olvidó el futbol letal y contundente en la Sultana del Norte.

Cruz Azul vivió una fiesta de inicio a fin en su campo y con su gente, una verbena que inició Omar Mendoza en los primeros minutos del encuentro y que concluyó el ídolo del club ‘Chaco’ Giménez.

EL JUEGO

Los denominados ‘goles de vestidor’ son el justo premio para la oncena que salga más concentrada al terreno de juego, no solo te permiten trabajar con más confianza sino que aturden al rival, quien debe remar contra corriente desde temprana hora.

Así lo entendió Cruz Azul, quien desde el silbatazo inicial invadió el campo visitante asfixiándolo en la salida, esta presión redituó en un tiro de esquina que, al minuto 9, abrió la llave para los dirigidos por Tomás Boy, quien hoy observó el juego fuera del banquillo por una suspensión.  

Centro desde el costado derecho que queda flotando en el área, Domínguez prolonga a la incorporación de Omar Mendoza, quien inteligentemente cambió la trayectoria del esférico ante la salida del arquero Orozco.

Ni rastro de la poderosa ofensiva del líder general encabezada por Edwin Cardona, Rogelio Funes Mori y Dorlan Pabón, quienes lucían contagiados por el desconcierto que invadía al resto de sus compañeros. Estaban contra las cuerdas.

La fiesta en el Estadio Azul fue total cuando Víctor Vázquez, en su papel de asistente, sirvió pulcramente al movimiento que Benítez le marcó en tres cuartos del campo, Jorge se perfiló frente a frente a Jonathan, a quien fusiló para aumentar la ventaja sobre los 28 minutos de juego.

La desorientación que Rayados atravesaba podría ser contrarrestada por un golpe anímico que los regresara de inmediato al encuentro, y qué mejor que un penal atajado por ‘Jona’ para transmitir euforia y frenar la marea azul que traían encima.

La pifia de Joffre Guerrón al cobrar una pena máxima tras una mano de Funes Mori, no afectó ni un poco el ímpetu de la cuadrilla capitalina, mejor aún, sirvió como revulsivo para seguir atacando a un rival cuya resistencia era meramente anecdótica.

Sobre el final del encuentro, al minuto 40, Orozco tuvo su revancha en un mano a mano con Jorge Benítez; el paraguayo volvió a vencerlo tras un milimétrico pase de Joao Rojas, recortando al meta regiomontano para definir de derecha a placer con el marco abierto.

Como en sus buenos tiempos, como hace mucho no se veía, la casa del Cruz Azul era una fiesta ante la exhibición de sus jugadores.

Únicamente en el primer tiempo, Monterrey había ya recibido la mitad de goles permitidos hasta ese entonces durante todo el torneo, el líder se sentía maltratado y Mohamed buscó una reacción inmediata.

De entrada, cambió al mellizo Funes Mori y a Édgar Castillo, quienes fueron apercibidos con tarjeta amarilla en el primer tiempo; Cándido Ramírez e Hiram Mier, los relevos.

Con línea de tres en el fondo y un cuadro más ofensivo, fueron los visitantes quienes ahora pudieron descontar en los primeros segundos del complemento, cuando Dorlan Pabón pateó fuerte de derecha desde afuera del área un balón que exigió de más a Jesús Corona, quien alcanzó a desviar a tiro de esquina.

Con tan cómoda ventaja, los de La Noria saltaron con un planteamiento defensivo al segundo tiempo, decisión temeraria tomando en cuenta el calibre del rival que tenían en frente. De hecho, Cándido pudo descontar a los 54 minutos, pero ‘Chuy’ Corona volvió a intervenir exitosamente.

Con todo tu equipo volcado al frente, es cuestión de tiempo para que el rival encuentre un resquicio por donde pueda contragolpearte, fue así como los visitantes se salvaron de un cuarto gol tras una descolgada de Joao Rojas, quien impactó raso para una buena atajada de Jonathan Orozco.

Muchos recordarán la primera jugada que Christian Giménez tuvo tras entrar de cambio en el Clásico Joven, donde logró anotar con pocos segundos en el marcador, situación que el ‘Chaco’ calcó tras sustituir a Guerrón al minuto 70.

El ‘10’ de La Máquina recibió su acostumbrada ovación y dos minutos después, tras un latigazo de Joao por la banda izquierda, volvió a anotar en su primera intervención. Un bello remate de palomita que terminó incrustándose en la base del poste derecho.

Jorge Benítez empañó el festejo tras regalar una expulsión con el juego prácticamente sentenciado. No podrá estar en el próximo domingo contra los Pumas, compromiso en donde los de Tomás Boy llegarán con trece unidades instalados en los primeros puestos de la clasificación general.