“Aquí nadie se salva”: Chaco

Christian Giménez salió en defensa de Mariano Pavone, criticado por la falta de goles en Cruz Azul; aceptó que todos son responsables del paso irregular del equipo, aunque confía en la recuperación

Chaco Giménez ha sido banca con Cruz Azul
Chaco Giménez ha sido banca con Cruz Azul (Mexsport)

Ciudad de México

Siete jornadas han pasado y Cruz Azul ha generado más dudas que certezas. El peor enemigo de La Máquina ha sido el recuerdo de lo hecho en el torneo pasado, cuando a estas mismas alturas de la temporada llevaban un paso casi perfecto, con un funcionamiento elevado; hoy, casi nada de aquello le queda.

Nueve puntos es la cosecha para un equipo que conserva casi el mismo plantel, con la incorporación de algunos elementos que en teoría reforzarían más una maquinaría que ya dominaba a la perfección el estilo de Luis Fernando Tena; sin embargo, el gol ha desaparecido del conjunto de La Noria y eso lo ha dejado en este limbo de irregularidad.

Christian Giménez acepta que el equipo está quedando a deber, que no se ha hecho un buen torneo, sobre todo los delanteros que son los que deben meter las pelotas a la portería.

Por esa misma razón defendió a Mariano Pavone, quien ha sido el blanco de muchas de las críticas, y enfatizó que en Cruz Azul nadie se salva.

"(Pavone) es un jugador importante y a veces se le carga mucho a él, pero creo que todos estamos en deuda, yo no tengo gol en el torneo tampoco; los que generamos futbol y somos la parte ofensiva del equipo nos debemos hacer cargo y debemos mejorar. Nosotros hablamos mucho y sabemos que debemos tener tranquilidad, no pasividad, para ser más contundentes y saber que todos necesitamos de todos, acá ninguno se salva, cuando ganamos, ganamos todos y cuando perdemos, perdemos todos", dijo.

La Máquina solo ha marcado cinco goles en estos siete juegos, por esa razón para el Chaco es importante que Cruz Azul se reagrupe en esta pausa de la Liga y que los jugadores se exijan y comprometan más.

"Hay que agruparnos, confiar en lo que nos pide nuestro profe, confiar en lo que hacemos, no hemos cambiado del torneo pasado a éste lo que nos pide él; sí, hay que comprometernos, porque tampoco podemos reírnos de la situación, porque no es buena esta situación, va mitad del torneo y tenemos nueve puntos, debemos comprometernos a estar más arriba".

Giménez también aseveró que es probable que el equipo se haya relajado, después de la temporada que firmó el torneo pasado, en la que fue líder y ganó el título de la Concachampions, pero por esa misma razón al grupo le debe doler la situación en la que está inmersa La Máquina en estos momentos.

"Puede ser (que se hayan relajado).

Si llegó a pasar eso, a cada uno nos debe de doler, yo creo que lo que uno hace queda en el pasado, pero lo que podemos cambiar es el presente y el presente indica que van siete jornadas y tenemos nueve puntos, y en la Concacaf aunque dependemos de nosotros, vamos a tener dos partidos complicados. La verdad siempre les digo a mis compañeros que seríamos muy tontos si con el equipo que tenemos no hacemos las cosas bien; el compromiso que digo siempre se da hablando, pero también demostrándolo dentro de la cancha".

Eso sí, el Chaco Giménez alega que después del descalabro ante el Chorrillo de Panamá en la Concacachampions —hace un par de semanas— el equipo tuvo una fuerte plática y ha tenido una mejoría, pero aún le falta más, ya que no logra hilvanar triunfos.

"Nos sacudió Chorrillo, no hace falta que nos demos otro; ese partido nos sirvió para entender que no estamos haciendo bien las cosas, así que debemos mejorar; éste es un buen grupo, pero la verdad es que nos debemos de exigir. La tranquilidad que tengo es que el compromiso está de todos y eso es lo que nos va a sacar adelante, cuando están estos momentos difíciles el grupo se une de buena forma y nos comprometemos mucho".

Pero alerta que no deben caer por ningún motivo en la desesperación y en la ansiedad, ya que ahí sí se puede meter Cruz Azul en un serio problema de funcionamiento.

"El compromiso es de mitad de cancha hacia arriba, de ser más contundentes. También debemos ser realistas de que si hoy entramos en desesperación, no vamos a tener la tranquilidad para ser contundentes, porque podemos mejorar mucho en lo que estamos haciendo".