Los guerreros de La Máquina

No son los jugadores más mediáticos de Cruz Azul, pero Omar Mendoza y Rafael Baca se han consolidado en el once titular de Tomás Boy; ambos tuvieron que esperar esta oportunidad 

Rafael Baca y Omar Mendoza
Rafael Baca y Omar Mendoza (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

En Cruz Azul hay dos jugadores que de manera callada y sin tantos reflectores se han hecho de un lugar en el once titular de Tomás Boy: Rafael Baca y Omar Mendoza.

En un equipo con una plantilla tan amplia, en la que bien se podría formar un equipo con puros elementos no nacidos e nMéxico —entre extranjeros y naturalizados—, tanto Baca como Mendoza se han consolidado como piezas importantes en el esquema de La Máquina.

Sin embargo, para nada fue fácil que tuvieran su oportunidad en Cruz Azul. Rafael tuvo que esperar su turno después de llegar como refuerzo a principios de 2014 proveniente de la MLS; en cambio, Mendoza se formó en las fuerzas básicas del equipo,pero no por ello tuvo un camino más fácil, es más, fue todo lo contrario, ya que su carrera arrancó a los 25 años. 

Ellos dos, más Julio César Domínguez, son los únicos elementos que han sumado todos los minutos (720) en este torneo. Así que su mérito es mayor.

Los soldados silenciosos de Tomás Boy tienen un rol importante en esta Máquina.

DUEÑO DEL MEDIO CAMPO

Cuando llegó en el Clausura 2014 pocos le veían futuro con Cruz Azul. Rafael Baca era uno de los tres elementos de la MLS que venían a complementar (o llenar) la plantilla de La Máquina en ese torneo.

Sus 80 minutos en todo ese año futbolístico (Clausura yApertura) presagiaban que su aventura en el conjunto cruzazulino estaba cerca de concluir.

Es más, sus otros dos compañeros (Michael Farfán y José Villarreal) ya habían sido despachados, y Baca ni siquiera tenía cupo en el plantel que en ese diciembre fue al Mundial de Clubes.

Parecía el final, pero no fue así. Para el inicio del Clausura 2015 Luis Fernando Tena por fin le dio unaoportunidad y el mediocampista respondió con creces.

En esa temporada, Rafa jugó 14 juegos —13 como titular— y acumuló mil 109 minutos sobre el terreno de juego, destacándose como uno de los mejore selementos en una plantilla que no lograba la calificación. 

Para el Apertura 2015, Baca volvió a la banca ante la llegada de Marc Crosas, pero se convirtió en una de las primeras opciones de Sergio Bueno en sus cambios y luego de Tomás Boy.

Jugó en 14 de los 17 partidos de la temporada y completó 654 minutos. Ahora, con la llegada de Aldo Leao, muchos suponían que Baca volvería a tener un rol secundario, pero no fue así.

Tomás hizo caso omiso de la jerarquía de Gerardo Torrado y lo mandó a él a la banca, dándole la oportunidad a Rafael por su dinamismo.

A Baca es el dueño del mediocampo de La Máquina. Él se ubica ahí precisamente para recuperar los balones, apoyar a la defensa y proyectar al ataque.

Su labor es silenciosa, peroefectiva. En teoría, Marc Crosas sería el dueño de esa posición, pero le será muy complicado arrebatársela a este mexicano que vino de la MLS para brillar.

LA SORPRESADE LA BANDA

La historia de Omar Mendoza era la misma que varios canteranos afrontan en Cruz Azul: la falta de oportunidades. A sus 25 años, Omar veía como sus momentos juveniles se iban diluyendo pocoa poco.

Y parecía sentenciado a compartir la suerte de decenas de jugadores que no pudieron ni siquiera debutar en el primer equipo.

Pero de manera inesperada, Luis Fernando Tena lo debutó en la penúltima jornada del Clausura 2015, precisamente ante Pumas, rival de este domingo, aunquetuvo sus primeros 10 minutos en la Primera División, nada le garantizaba la consolidación.

Eso sí, para el Apertura 2015 fue incluido en el primer equipo y tuvo algunas participaciones, aunque siempre supliendo a algún compañero.

En esa temporada sumó en total 764 minutos. Para el Clausura 2016 nadie vislumbraba que Mendoza arrancaría como titular en la lateral derecha.

Pero Tomás Boy confiaba en él, al grado de permitir la salida de Gerardo Flores al Toluca, y prácticamente borrar a Richard Ruiz, quien había ocupado ese puesto el torneo pasado.

Aunque todavía se le nota acelerado en algunas jugadas debido a la novatez, Omar cada vez se consolida más en su posición y la semana pasada pudo festejar su primer gol en La Máquina.

A sus ahora 26 años, Mendoza quiere recuperar todo el tiempo que tardó en llegar al lugar que hoy ocupa.