Las finales fallidas de Cruz Azul

El cuadro cementero disputa actualmente el juego decisivo en la Copa de Campeones de la Concacaf ante el Toluca; una nueva oportunidad para alzar un título

Cruz Azul acostumbra a sufrir en las finales
Cruz Azul acostumbra a sufrir en las finales (Mexsport)

Ciudad de México

Cruz Azul, un equipo lleno de historia y tradición, respaldado por la tercera afición más grande de México enfrenta desde hace varios años una lucha contra su ganadora tradición. Y es que la escuadra capitalina es conocida, entre otras cosas, por su extenso palmarés a nivel nacional e internacional el cual, solo por mencionar, se compone de ocho títulos de liga en la Primera División, tres Copas Nacionales y cinco Copas de Campeones de Concacaf.

Sin embargo, la tendencia ganadora se ha inclinado por la de un equipo "segundón", acostumbrado a realizar buenas campañas para después caer en el duelo final, dejando en más de una ocasión a sus seguidores con la ilusión a cuestas y que le han valido innumerables críticas y burlas.

Aquí te presentamos el recuento de las últimas ediciones decisivas donde la 'Máquina' se tiene que conformar con la presea plateada, mismas que les han dado el título del "Subcampenísimo".

GOL DORADO A DOMICILIO

Para el Torneo de Invierno 1999, Pachuca y Cruz Azul se disputaban la final de aquel certamen.

Justo dos años después de conseguir la octava estrella ante la escuadra de León, Cruz Azul tenía ante su gente la posibilidad de levantar otro trofeo local, sin embargo, luego del empate a dos tantos registrado en la cancha del Estadio Hidalgo, la 'Máquina' no supo terminar la obra en casa y el conjunto dirigido entonces por Luis Fernando Tena terminó cayendo con un solitario gol en tiempos extras, obra de Alejandro Glaría.

Esta final sería la primera de ocho que el equipo perdería en los años venideros.

SIN SUEÑO LIBERTADOR

En 2001, el club cementero dirigido por el hoy técnico de Pumas, José Luis Trejo, se encaminó a una final de Copa Libertadores, torneo organizado por CONMEBOL.

Después de superar la fase de grupos donde finalizó primero de su respectivo sector, Cruz Azul echó a Cerro Porteño en octavos de final, River Plate en cuartos y Rosario Central en semifinales; para la gran final el rival a vencer era Boca Juniors.

En el juego de ida, la oncena pampera derrotó por la mínima a los de Trejo en la cancha del Estadio Azteca. Para la vuelta, Francisco Palencia se encargaría de empatar los cartones y con ello decidir al campeón desde los once pasos, instancia donde cayeron por marcador de 3-1. Carlos Bianchi y sus hombres festejaban y Cruz Azul se internacionalizaba en la materia.

SANTO FRACASO

Siete años después del fracaso sudamericano, una nueva oportunidad nacía en el torneo Clausura 2008 para los cementeros, en aquel entonces dirigidos por el técnico uruguayo Sergio Markarián. Santos era el rival en turno.

El juego de ida en el Estadio Azul arrojó un 2-1 a favor de los de la Comarca, resultado que ya presagiaba el nuevo tropiezo azul en finales. Sin embargo, el duelo de vuelta estuvo lleno de emociones y un marcador (1-1) que dejó a los de La Noria a un gol de prolongar la eliminatoria y poder soñar con el campeonato.

Lo peor estaba por venir.

DE VISITA POR EL INFIERNO

Tuvo que pasar solo un torneo para que la 'Máquina' volviera a un juego definitivo por un título del futbol mexicano, luego del mal sabor de boca que les dejó Santos.

Ahora con Benjamín Galindo en el banquillo el equipo capitalino accedió a la liguilla del Apertura 2008 y tras dejar a Pumas y Atlante en el camino tuvieron que verse las caras ante Toluca, equipo acostumbrado a jugar finales y, sobre todo, a ganarlas.

El duelo de ida acabó con una ventaja de dos goles a favor del equipo choricero, para la vuelta los festejos del 'Diablo' tuvieron que esperar pues Cruz Azul logró empatar el global en tiempo regular forzando a una tanda de penales donde a la postre caerían cuando Hernán Cristante atajara el disparo de Alejandro Vela consumando un nuevo revés para la causa cementera.

CON LA HERRADURA EN LA CARA

En Mayo de 2009, Cruz Azul y Atlante serían protagonistas de la final del Torneo de Campeones organizado por CONCACAF y que otorga un boleto al Mundial de Clubes.

En dicho torneo, el equipo de Benjamín Galindo accedió al juego final tras derrotar a Pumas y Puerto Rico Islanders en cuartos de final y semifinales, respectivamente, ahí se encontrarían a unos 'Potros' que les harían ver su suerte al vencerlos en el duelo de ida con marcador de 2-0 prácticamente sentenciando la contienda pues en Cancún no hubieron más anotaciones.

Cruz Azul volvía a caer en un torneo internacional.

EL AZUL SE VOLVIÓ RAYADO

El Apertura 2009 fue la reivindicación celeste, al menos futbolísticamente hablando, pues lograron revertir la mala imagen del C2009 donde solo consiguieron dos triunfos por ocho derrotas.

Volviendo al primer certamen mencionado, los cementeros volvieron a colarse a una final ahora de la mano de Enrique Meza, entrenador traído por el éxito conseguido al frente de Pachuca; sin embargo, con Cruz Azul la historia sería la misma de siempre.

El rival era Rayados de Monterrey, y el juego de ida se disputaría en la cancha del Tecnológico. Aquel duelo prometía ser la vencida para un Cruz Azul necesitado de gloria, el club logró estar 3-1 arriba al término del primer tiempo, sin embargo la confianza fue presa de ellos y se dejaron ganar 4-3 en los minutos finales, esta inercia negativa los acompañaría hasta el duelo de vuelta en casa donde perderían el título con marcador global de 6-4.

DESEMPACANDO MALETAS

Es tal vez el título que más le acomoda a la final de CONCACAF disputada en 2010 entre Pachuca y el fatídico 'Subcampeonísimo'.

Aquella eliminatoria es recordada porque el en juego de vuelta celebrado en Estadio Hidalgo, Cruz Azul llegaba con una ventaja de 2-1 en el marcador global, resultado que manejarían a lo largo de todo el encuentro, sin embargo cuando el partido agonizaba y el equipo tenía todo listo para viajar al Mundial de Clubes, Edgar Benítez fulminó los sueños celestes con un gol al minuto 92 dándole a los Tuzos el campeonato por el gol anotado en calidad de visitante.

Para la 'Máquina' ya era normal.

UN GUIÓN DE OTRA PELÍCULA

En cualquier aficionado cementero el final feliz para la final para la final del Calusura 2013 ya estaba escrito, sin embargo el odiado rival azulcrema se encargó de modificar la historia en los minutos finales de aquella final entre America y Cruz Azul.

Si bien es de reconocerse el campeonato obtenido en la Copa MX del mismo año ante Atlante, aquel campeonato no sería más que un bocado del banquete que aficionados y miembros de la entidad cruzazulina siguen esperando.

El equipo dirigido entonces por Guillermo Vázquez Jr. llegaba a la cancha del Estadio Azteca con la mínima ventaja en el marcador global, misma que incrementarían con un gol del colombiano Teófilo Gutiérrez.

Con la expulsión de Jesús Molina, el panorama no podía lucir más alentador para la causa azul; una ventaja de dos goles, un hombre de más y 2 minutos por jugar eran claros síntomas del fin de una sequía de más de quince años sin conseguir un título de liga.

Pero América tenía guardada una amarga sorpresa para el final, primero Aquivaldo Mosquera, después Moisés Muñoz (a 40 segundos del final) empataron el marcador global enviando el juego al alargue, la 'Máquina' lucía desangelada y en penales vieron como un nuevo título se les escapaba de las manos.