El triunfo sabrá diferente

Mientras América necesita ganar en el Azteca para no desengancharse en su lucha por calificar, Cruz Azul busca evitar un bache de resultados y más cuando la vuelta de la Concachampions lo espera

Raúl Jiménez y Marco Fabián
Raúl Jiménez y Marco Fabián (Mexsport)

Ciudad de México

Sí, Antonio Mohamed tiene razón al explicar que Cruz Azul no tiene nada que perder esta tarde ante el América y, en cambio, las Águilas podrían comprometer su calificación a la Liguilla. Cada equipo ha tenido una realidad muy diferente en el Clausura 2014, mientras uno ha sido el mandón, con el boleto a la fase final en la mano, el otro ha pecado de intermitente y se juega sus últimas opciones en estas jornadas.

Sin embargo, en el llamado clásico joven, ninguno de los dos conjuntos puede relajarse, mucho menos bajar la guardia.

Una herida en este compromiso puede afectar en lo inmediato. A las Águilas en la Liga y a La Máquina en la Concachampions. Y pese al deseo del Turco de que Luis Fernando Tena guarde a sus titulares, lo más seguro es que la mezcla que pueda hacer el Flaco será igual de competitiva, porque hay jugadores como Gerardo Torrado y Gerardo Flores que están ávidos de mostrarse de cara a la recta final de la temporada.

LA CASA OBLIGA

Hace no mucho tiempo el Estadio Azteca se volvió un territorio inexpugnable para los visitantes. América llegó a ligar, entre el Clausura y Apertura 2013, diez victorias al hilo y 13 sin perder; sin embargo, esa esencia se ha perdido en este semestre. En los últimos cuatro enfrentamientos como local, las Águilas han perdido tres y empatado uno, en pocas palabras, la casa ha dejado de pesar.

Por esa razón, Antonio Mohamed habló sobre la urgencia de volver a ganar en su feudo y al Turco y sus muchachos se les presenta un escenario ideal con la visita del líder de la competencia, que viene tambaleándose después de dos derrotas seguidas: ante Atlas en la Liga y Tijuana en la Concachampions.

América se fortaleció la semana pasada al humillar en el Omnilife a Chivas por 4-0 y aunque ascendió al cuarto puesto con 20 puntos, su situación aún es comprometida, ya que el noveno lugar tiene 17 unidades, es decir, aún la Liguilla no es nada segura.

En los últimos cuatro juegos, las Águilas están obligadas a sumar al menos seis puntos para estar en la fase final, además, tal como lo ha dicho Mohamed, embalarse de buenos resultados en estos momentos los situará en un buen momento dentro de la Liguilla.

América ha quedado a deber en el Clausura 2014 y justo en la etapa decisiva le llegaron sus clásicos; ya ganó uno, falta otro.

QUIERE VOLVER AL HÁBITO DE GANAR

Cruz Azul llega al partido contra América debilitado mentalmente. La derrota de la semana pasada en la Liga MX contra Atlas y la del martes contra Tijuana en el torneo de Concacaf, lo tienen con la premura de conseguir una victoria para no meterse en un tobogán de partidos perdidos.

Así que, el duelo contra las Águilas tiene su importancia por la esencia misma que le da la etiqueta de clásico joven, ya que para los cementeros siempre ha sido duro perder estos encuentros, sobre todo en aquellos tiempos en los que la jetatura del cuadro de Coapa llegó a asfixiarlos.

Por su puesto, el hecho de ganar le daría tranquilidad al conjunto de Luis Fernando Tena, en la cuestión emocional, pues por los puntos, no tiene que preocuparse, sigue en la cima.

Lo que le ocupa, en cambio, es el duelo de vuelta de media semana de las semifi nales de la Concacaf contra Xolos, ya que en la ida, perdió y tendrá que darle la vuelta para acceder a un Final por la que han luchado, pues en esta última parte, los cementeros se han tomado la justa en serio y la encararon con titulares.

Incluso, se llegó a especular que los de azul podrían darle descanso a varios de sus titulares para encarar este encuentro. Sin embargo, la importancia del choque hace que el entrenador Luis Fernando Tena no se arriesgue con un once de suplentes.

Son nueve puntos los que separan a los azulcremas de los celestes, en ese rubro, el obligado es el cuadro de Antonio Mohamed.