La reinvención del Chaco

De titular indiscutible, ahora Christian Giménez acepta su rol como relevo en Cruz Azul; agradece el cariño de la gente que grita su nombre en el estadio


Christian Giménez celebra la anotación de Cruz Azul
Christian Giménez celebra la anotación de Cruz Azul (Mexsport)

Ciudad de México

El tiempo ha alcanzado poco a poco a Christian Giménez. Hace unos años, Chaco era un titular indiscutible de Cruz Azul, sobre quien giraba el juego de La Máquina. Ahora, ya como un veterano del plantel, el volante ha perdido la etiqueta de inamovible, pero se mantiene vigente y es una de las primeras opciones de Tomás Boy en el equipo actual.

De hecho, Giménez mantiene su entrega a tope, lo que le ha valido el reconocimiento de la tribuna. Sí, puede que los minutos vayan disminuyendo, pero la idolatría del Chaco con la gente se mantiene intacta, incluso, ésta sigue en aumento.

 La muestra fueron los últimos partidos, cuando los aficionados exigieron su entrada al terreno de juego. En algún momento, el grito “¡Chaco, Chaco, Chaco!” se apoderó de la tribuna, y cuando le tocó turno para ingresar, respondió de manera idílica.

Primero fue ante América. Al 64’, Boy mandó a la cancha a Christian en sustitución de Víctor Vázquez, y un minuto después el Chaco le marcó el movimiento al Maza Rodríguez para que le colocara un balón justo en el centro del área, ahí estiró la pierna derecha y empujó la pelota a las redes.

Una semana después, ahora contra Monterrey, se repitió la historia. Al 71’, el Chaco ingresó por Guerrón y de inmediato se enfiló hacia la portería, llegó desmarcado y se tendió de palomita para aprovechar el centro de Joao Rojas. Otra vez volvía a anotar en la primera pelota que tocaba.

“Estoy disfrutando”

 Christian acepta su nuevo rol en Cruz Azul. El Chaco sabe muy bien que la carrera contra el tiempo tiene sus consecuencias, y una de ellas es la titularidad. Desde antes de que comenzara el torneo, el mismo jugador reconocía que había tenido una charla franca con Tomás Boy y éste le había dicho que habría juegos en los que jugaría y otros en los que no.

Pero para el Chaco lo más importante es disfrutar el momento y sentirse todavía útil en este Cruz Azul que se ha vuelto su casa.

 “Me siento bien y pleno. Más allá de ser titular o no ser titular, trato de estar bien y sentirme muy útil. Llegar a Cruz Azul, llevar seis años y sentirme aún útil es algo importante y trato de mantener bien, estoy disfrutando cada momento que vivo y también con el compromiso de hacer las cosas bien”, dijo el Chaco a La Afición.

Desde hace tiempo, Giménez es uno de los líderes de La Máquina, por eso sabe que siempre debe estar al cien por ciento, aunque no le toque participar: “Trato de estar bien, lo que me toque jugar debo estar preparado cuando me necesite el equipo. Me preparo para estar bien, y sé que habrá un momento en el que no voy a jugar, tengo que estar igual y apoyar al equipo desde donde me toque estar”.

 Lo que sí está claro es que desde hace tiempo la afición cruzazulina ha convertido al Chaco en uno de los referentes del club. Es más, en los últimos juegos en el estadio Azul, en algún momento de los partidos retumba su nombre en las gradas, signo inequívoco de la idolatría que genera.

“Me da mucha alegría y, obviamente, soy un agradecido con la gente de Cruz Azul, a veces la gente, y hay que ser realistas, no grita un nombre porque es lindo, sino porque algo generaste para eso”.

Pero sabe que estas muestras de cariño lo obligan a redoblar esfuerzos: “Yo soy consciente de eso y me obliga a trabajar mucho más, también creo que la gente se identifica mucho con el compromiso que tengo con la institución, por todas las cosas que han pasado, sigo queriendo estar en el club y me mantengo fuerte, creo que eso lo valora mucho la gente”.

Un equipo tranquilo

En este torneo, Cruz Azul tuvo un arranque irregular en la Liga, entre empates y un descalabro contra León. Sin embargo, en los últimos cinco partidos, La Máquina ha sumado 11 unidades de 15 disputadas. Este repunte se vio matizado con el 4-0 sobre el líder Monterrey, y ahora enfrentará a Pumas, ante el que buscará confirmar su buen momento.

Para Chaco, la clave de este Cruz Azul de Tomás Boy ha sido la tranquilidad con la que afronta sus duelos, misma fórmula que intentarán plasmar en CU. Sin presiones, así camina La Máquina.

“La tranquilidad (ha sido la diferencia). Ahora estamos tranquilos, no nos presionamos y sabemos que todo llega. Cada partido tiene su importancia y muchas veces las presiones nos llevan a cometer muchos errores”.

Incluso, ve que Cruz Azul va en pleno ascenso: “Hoy sabemos que somos un equipo que estamos yendo de menor a mayor, que el conjunto en su momento jugaba bien, pero no encontraba el resultado, y no nos volvimos locos, sabíamos que si seguíamos de esa manera podíamos encontrar los resultados y así fue. Creo que la tranquilidad y estamos afrontando cada partido como se debe, y éste no será la excepción”.