¿Quién merece el último boleto?

Cruz Azul, Tigres y Pumas lucharán en el cierre de la fase regular por la octava plaza a la Liguilla; La Máquina y los felinos se enfrentan mañana, y el ganador avanzará en automático; en tanto, Universidad necesita que ese partido termine empatado y que el domingo supere al América en el olímpico


Cruz Azul, Tigres y Pumas se juegan un boleto este fin de semana para la Liguilla
Cruz Azul, Tigres y Pumas se juegan un boleto este fin de semana para la Liguilla (Mexsport)

Ciudad de México

Los fantasmas al acecho

Y Cruz Azul vuelve a estar en la misma situación de los últimos tres torneos… o la misma de los últimos 18 años: muy cerca del fracaso. Un torneo que parecía de reconciliación y renovado protagonismo (de la mano de Tomás Boy), se tornó grisáceo y complicado en estas últimas semanas, al grado que La Máquina llega a la última jornada sin su destino definido.

 Lo cierto es que con sus 22 puntos, La Máquina lleva mano para esta última jornada pues solo necesita ganarle a Tigres y su boleto estará sellado para la Liguilla, sin importarle otros resultados; sin embargo, con este equipo nunca se sabe y como muestra está lo ocurrido hace un año (Clausura 2014), cuando llegó a la última jornada con la obligación de vencer de local al descendido Leones Negros de la UdeG, pero de manera increíble terminó perdiendo.

Ahora, Cruz Azul necesita romper con todos esos fantasmas que se le asocian; al final de cuentas, el conjunto de Tomás Boy ha estado más tiempo dentro de la Liguilla (durante 11 jornadas) que fuera de ella y de ahí que este plantel considere como un acto de justicia que ellos se llevan el último boleto.

La Máquina lleva una losa de tres torneos seguidos sin calificar a la Liguilla, un cuarto simbolizaría la peor crisis de su historia y tendría que derivar en varios cambios de fondo en el club; que ya tuvo una limpia hace un año (previo al Apertura 2015), pero que parece, no tocó los males de fondo en esta institución. El proyecto de Tomás Boy depende mucho de llegar a la fase final, pues si algo ha demostrado la directiva de Cruz Azul en los últimos torneos es que la paciencia es cada vez más corta, además los rumores empiezan a circular y los nombres a sonar.

El campeón en problemas

E l todavía campeón del futbol mexicano llega a la última jornada del Clausura 2016 con un soplo de vida y al enfrentar a Cruz Azul en la capital del país buscarán que se convierta en una bocanada de aire. De lo contrario, este semestre puede convertirse en una verdadera pesadilla para el conjunto regiomontano que se quedaría con las manos vacías en las dos competencias que afrontó (Liga y Concachampions).

Con apenas 21 puntos en 16 jornadas, Tigres está obligado a ganar si quiere entrar a la Liguilla y defender con honor el título obtenido en el Apertura 2015 ante Pumas. Sin embargo, la tarea no será fácil, ya que en el estadio Azul apenas ha obtenido dos triunfos en los últimos 16 partidos y esto le viene a traer un ingrediente más en contra.

Los dirigidos por Ricardo Ferretti deben hacer un partido redondo, es decir, ser contundentes al frente y sólidos en la zaga, algo que no han podido conseguir en forma constante en el presente torneo. Lo que se ha traducido en un paso muy irregular en el torneo. Los felinos apenas han logrado un triunfo en los últimos ocho partidos y esto le ha complicado la vida a un conjunto que en los últimos dos años ha logrado meterse a cinco finales en los diferentes torneos que ha participado. En el último partido, contra Veracruz, Tigres mostró su desesperación y todos sus vicios del torneo al carecer de contundencia. Este sábado, el llamado mejor plantel de México tiene que apelar a la calidad de sus jugadores y del mismo Tuca en el banquillo para meterse a la Liguilla y no consumar un segundo fracaso en menos de 15 días, luego de haber perdido la Final de la Concachampions ante el América.

Pumas la tiene más difícil

E l primer semestre del 2016 puede resumirse sencillo para Pumas: luz y sombra. El equipo volvió a la vitrina internacional con la Copa Libertadores, donde ya está en cuartos de final (enfrentará al Independiente del Valle, de Ecuador), pero en el certamen local ha padecido inestabilidad. La plantilla auriazul ha sufrido rotaciones y los suplentes han evidenciado un nivel con altibajos, de ahí que en estos momentos esté fuera de la Liguilla y a la espera del resultado en el Cruz Azul-Tigres.

 A 90 minutos de que concluya la fase regular del certamen, y con América en el horizonte, además de 21 puntos conseguidos, Universidad cuenta con aspiraciones matemáticas, aunque sean pocas, para disputar la fase final del torneo.

Los dirigidos por Guillermo Vázquez, antes de pensar en su juego contra las Águilas, primero dependen de que se dé un empate entre Cruz Azul y Tigres, este sábado, y que el domingo derroten a las Águilas en Ciudad Universitaria.

El escenario no es el mejor. Un triunfo de La Máquina acabaría con las aspiraciones felinas; mismo caso de Tigres. Una victoria de cualquiera de estas escuadras sepultaría las opciones de los de CU, con lo que llegarían eliminados al enfrentamiento del domingo, así que solo la igualada le regresaría la posibilidad de meterse a la fase final del Clausura 2016.

Lo positivo en caso de que Universidad quede eliminado, si es que puede verse de esa manera, sería que el conjunto auriazul podría concentrarse de lleno en la Copa Libertadores, ahora ya instalado en los cuartos de final.

Así que su futuro podría conocerse antes de lo previsto. Aunque siempre será un golpe que Pumas no clasifica que a la Liguilla, sobre todo cuando un torneo antes fue uno de los finalistas.