Cruz Azul y Chivas, camaradas de sufrimiento

En el último lustro, Cruz Azul y Chivas han vivido temporadas muy complicadas, alejados del protagonismo en la Liga MX. La Máquina lucha contra su larga sequía de títulos que ya llegó a 18 años y sus tres torneos sin calificar; mientras que El Rebaño tiene que lidiar con sus problemas porcentuales, además, su ayuno de campeonatos también va en aumento


Carlos 'Gullit' Peña y Matías Vuoso
Carlos 'Gullit' Peña y Matías Vuoso (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

E n estos últimos años Cruz Azul y Chivas han vivido tiempos complicados, alejados del protagonismo que su historia y popularidad les exige. Ambos clubes han tenido que conformarse con un papel secundario y, en cada caso, cargan con una deuda enorme con su afición.

Por ejemplo, La Máquina afronta una larga sequía de títulos de Liga que el semestre pasado ya llegó a 18 años (el último se dio en el Invierno 97); además, esta situación se agravó debido a la incapacidad del equipo para llegar a la Liguilla en los tres recientes torneos.

Ni en el Apertura 2015, Clausura 2015 y Apertura 2014 el equipo ha podido entrar a la fase final, pese a la inversión que ha hecho en jugadores y entrenadores. Por esa misma razón, este Clausura 2016 significa una reivindicación para Cruz Azul que de la mano de Tomás Boy intenta regresar al protagonismo.

En Chivas la situación es similar, pues El Rebaño también tiene un largo ayuno de campeonatos de Liga que ya llegó a nueve años; incluso, si para el Apertura no logra el objetivo del título, cumplirá entonces una década desde que levantó el trofeo en 2006.

Para este torneo, la directiva reforzó al equipo con pocos elementos, como Carlos Peña y Orbelín Pineda, dándole continuidad al argentino Matías Almeyda en la dirección del equipo, con la consigna de no volver a interrumpir un proyecto como ha sido el sello distintivo de Jorge Vergara.

Un lustro de frustración

En los últimos cinco años ha venido la época más sufrida para ambos clubes. Cruz Azul pasó de ser un equipo regular y contendiente al título a un simple comparsa. Después de las tres Finales casi consecutivas (Clausura 2008, Apertura 2008 y Apertura 2009), mantuvo la estabilidad con Enrique Meza y Guillermo Vázquez, alcanzando una Final más que perdió de manera increíble ante América en el Clausura 2013.

Después de Memo, llegó Luis Fernando Tena, quien venía de ser auxiliar de José Manuel de la Torre en la selección mexicana y el encargado de darle el oro a México en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. El inicio fue bueno, pues en el Clausura 2014 Cruz Azul llegó a ser líder, pero cayó de inmediato en la Liguilla ante León.

En el siguiente semestre empezó la pesadilla. Con pocos movimientos La Máquina no logró calificar, pese a que tuvo la mejor defensa del campeonato, fue la falta de gol la que lo dejó marginado en la última jornada. Luego del fracaso en la Liga fue al Mundial de Clubes y aunque enfrentó al Real Madrid dejó una mala sensación al ser superado ampliamente.

El mal momento de Cruz Azul se prolongó en 2015. En el Clausura La Máquina apostó por la contratación bomba de Roque Santa Cruz, pero el paraguayo estuvo más tiempo lesionado que en el terreno de juego. Al final, el conjunto volvió a carecer de gol y de nuevo no entró a la fase final.

Para el Apertura hubo cambio en el timón y entró Sergio Bueno al quite, además, el equipo se armó con once nuevos jugadores. Los resultados fueron catastróficos: en la Jornada 10 Bueno fue cesado, los refuerzos no respondieron y llegó Tomás Boy. La Máquina no calificó por tercera vez consecutiva, algo inédito en la historia del club cementero.

En ese mismo lapso, Chivas pasó del grato sabor de la Final de la Copa Libertadores –jugada en 2010 ante el Internacional de Brasil– al drama del descenso. A partir del Apertura 2011empezaron los cambios abruptos de técnicos. En ese semestre fue despedido José Luis Real y llegó Fernando Quirarte pese a que el equipo estaba en el liderato.

Para el Clausura 2012 salió Quirarte y fue contratado Nacho Ambriz; en el Apertura la directiva apostó por John van’t Schip, llegando a cuartos de final; en 2013 estuvieron Benjamín Galindo y Juan Carlos Ortega, firmando muy pobres temporadas, en los últimos lugares, lo que empezaría afectar en el descenso.

En el Clausura 2014 regresó José Luis Real, después fue sustituido por Ricardo La Volpe; en el Apertura la directiva apostó por Carlos Bustos, pero sus malos números obligaron a un cambio por José Manuel de la Torre. Con el Chepo el equipo mantuvo la categoría en el Clausura 2015 e incluso llegó hasta las semii nales, pero para el Apertura fue cesado y sustituido por el argentino Matías Almeyda.