La caída del muro azul

A las bajas del Maza Rodríguez y el Cata Domínguez, se suma la de Loeschbor, quien iba a ser titular ante Monterrey; en el momento más crítico de Cruz Azul, Bueno tendrá que improvisar 

Maza Rodríguez, Cata Domingez y Emanuel Loeschbor
Maza Rodríguez, Cata Domingez y Emanuel Loeschbor (Mexsport)

Ciudad de México

La pausa de la Liga le vino muy mal a Cruz Azul. En un plazo de 15 días La Máquina se quedó sin sus dos zagueros centrales titulares, Julio César Domínguez y Francisco Javier Rodríguez; además, para colmo de males, tampoco podrá contar con su primer recambio, Emanuel Loeschbor, quien también se unió a la lista de lesionados.

Ayer, el cuadro celeste sostuvo un partido amistoso contra la selección mexicana Sub 22, en una jugada Loeschbor tuvo un fuerte choque, sacando la peor parte pues se fracturó el primer dedo del pie derecho. Esta lesión dejará al zaguero fuera de actividad de cuatro a seis semanas.

La baja de Emanuel viene a complicar más el panorama de Cruz Azul para el juego contra Monterrey. El único central natural con el que cuenta en estos momentos es el canterano Juan Carlos García, razón por la que Sergio Bueno tendría que habilitar a alguno de sus laterales.

15 DÍAS DE MALARIA

Los problemas de Cruz Azul comenzaron hace dos semanas, cuando Julio César Domínguez sufrió una molestia muscular y tuvo que perderse el partido contra América. Ayer el Cata se reintegró a los entrenamientos, pero aún no hace mucho futbol por lo que tampoco jugará contra Monterrey.

La siguiente baja que tuvo La Máquina en este lapso fue la de Ariel Rojas, quien en el juego de la Copa MX sintió un pinchazo en el muslo. Esta lesión lo marginó del partido contra América.

Después vino la baja más aparatosa, cuando Marc Crosas se rompió el ligamento cruzado de la rodilla derecha durante el juego contra las Águilas. El español fue operado el viernes y estará inactivo seis meses.

Las malas noticias continuaron para el equipo de Sergio Bueno, pues en un entrenamiento de la selección nacional, Francisco Javier Rodríguez se lastimó el menisco medial de su rodilla derecha. Después de los análisis, se determinó que el Maza tenía que ser operado, lo cual sucedió el sábado, y el pronóstico de su recuperación es de dos meses.

Finalmente, Loeschbor fue víctima de la mala suerte y justo cuando apuntaba a jugar su tercer juego de la temporada se fracturó el primer dedo del pie derecho.

Para la baja de Crosas en la contención, Bueno tiene varias opciones como Rafael Baca, Xavier Báez, Gerardo Torrado, Lucas Silva, incluso, el mismo Ariel Rojas, quien ha jugado en esa posición.

Sin embargo, las bajas de los tres centrales han puesto en un serio predicamento al estratega, quien ahora deberá resolver este problema justo cuando viene el partido que puede de­finir su continuidad en la institución.

¿AHORA CON QUIÉN?

Luego de las bajas del Cata Domínguez y el Maza Rodríguez en la zaga central, Emanuel Loeschbor apuntaba para ser el hombre de experiencia en esa línea de La Máquina, y estar acompañado por el novato Juan Carlos García; sin embargo, la lesión que sufrió ayer trastoca los planes de Sergio Bueno, quien ahora deberá analizar con quién completará su zaga.

Además, el estratega tendrá que improvisar su aparato defensivo justo en el partido más importante de su proyecto, pues se dice que de perder ante Rayados, la continuidad de Bueno estaría seriamente en peligro.

Lo primero que debe decidir el entrenador es si juega con dos centrales o con tres, tal como lo hizo en la Jornada 1 cuando no tuvo al Maza y al Cata, así como contra América en donde tampoco contó con Domínguez.

Si apuesta por dos zagueros, Bueno tendrá que decidir si habilita a Rogelio Chávez o Fausto Pinto para hacer la labor en la central junto con García; también Gerardo Flores es una opción, pero al no tener ritmo de juego lo más seguro es que no vaya de inicio.

En una línea de tres zagueros centrales, el entrenador puede ocupar tanto a Pinto como a Rogelio, acompañando a Juan Carlos; sin embargo, en esta formación tendrá que decidir a quién deja en el centro, en las funciones de libero. También Omar Mendoza es una opción para ser habilitado en la central, pero sus opciones son más bajas que sus compañeros.

Así, la que hasta hace unos meses era la mejor defensa del futbol mexicano (19 goles recibidos en 34 juegos), el muro azul, se ha desmoronado tanto en los números como en lo físico.