El primer gran fracaso de Decio de María

Uno de los primeros objetivos de la selección mexicana trazados a principio de año fue destrozado con una humillante eliminación de Copa América Centenario ante Chile; crece la presión en Río 2016

Decio de María, presidente de la FMF
Decio de María, presidente de la FMF (Iván López)

Ciudad de México

Aires de optimismo y cambios son los que se respiraban con el nombramiento de Decio de María al frente de la Federación Mexicana de Futbol, donde una de sus primeras laboras fue destituir a Miguel Herrera tras la actuación del Tri en la Copa Oro.

Después de varias semanas, donde Ricardo Ferretti fungió como 'Bombero' en el pase del combinado nacional a la Copa FIFA Confederaciones, Decio De María, Guillermo Cantú y Santiago Baños, cabecillas de la dirigencia tricolor, nombraron a Juan Carlos Osorio como el estratega del equipo entre gran polémica por su ya conocido estilo de juego.

Fue así que, el pasado 26 de enero, se presentaron los objetivos de México en este año futbolístico, que incluía terminar en los primeros terceros lugares de la Copa América, calificar en primer lugar al Hexagonal Final rumbo a Rusia 2018 y conquistar una medalla en los próximos Juegos Olímpicos.

En pocos días la historia de la selección mexicana dio un giro de 180 grados, pasando de igualar su marca de juegos sin derrota, a recibir la peor goleada en duelos oficiales durante sus 93 años de vida. De paso trapearon con la meta de ser al menos tercer lugar en la Copa América Centenario, al ser goleados sin piedad 7-0 por Chile en los Cuartos de Final. Consumando así el primer gran fracaso en la era de Decio al frente de la Federación.

Superando sin complicación a Honduras, Canadá y El Salvador, la selección marcha líder del grupo A y tiene ya amarrada su clasificación al Hexagonal Final, cumpliendo así una de las metas que, por la intensidad de la zona, debería ser más una obligación.

La otra gran duda surge previo al arranque de los Juegos Olímpicos de Río. México llega como campeón defensor y en la dirección de selecciones nacionales son conscientes de lo peligroso que serán en esta justa Brasil y Argentina, por lo que han dicho que subir al podio ya sería una meta cumplida.

El Torneo Esperanzas de Toulon sirve como preparación para algunas selecciones que participarán en Río, donde el Tri Sub-23 del 'Potro' Gutiérrez realizó un 'papelón' al no contar con varios jugadores que en ese momento jugaban en el Clausura 2016 del torneo local.

Ahora el esfuerzo deberá ser mayor y, ante la negativa de algunos clubes para prestar jugadores que puedan reforzar al equipo, Raúl Gutiérrez y los altos mando del Tri deberán preparar un proyecto que tenga el mismo fatal desenlace de la Copa América.