Es la hora de Messi

Leo, líder de una generación que aguarda para este domingo definir su presente, vive su mejor margen anotador en un torneo oficial con Argentina, y podría alzar la Copa América

Ciudad de México

Dos goles de un joven Gabriel Batistuta, generados por el sector derecho, le otorgaron a la Argentina de Alfio Basile el campeonato de la Copa América de 1993. El 4 de julio de ese año, en el estadio Monumental de Guayaquil, en Ecuador, La Albiceleste derrotó 2-1 a México, que reaccionó con un tanto de Benjamín Galindo, y consumó su poderío a nivel continental...

Desde entonces, por la selección pampera han pasado cientos de jugadores que han estado cerca de brindarle títulos a su combinado. Pero ninguna como la que encabeza Lionel Messi, considerado el mejor futbolista del orbe. Este domingo, por tercera ocasión en menos de 10 años, Messi y compañía tendrán una nueva final de la Copa América, luego de sucumbir en las ediciones de 2007 (frente a Brasil, en Venezuela) y hace un año, ante Chile, anfitrión en esa edición.

1.25 GOLES por partido es la media que tiene Lionel Messi en la presente Copa América.

Hoy, de nuevo, Leo y sus compañeros se ponen a 90 minutos de romper con la sequía del cuadro argentino. Ahora, la motivación de su gente es distinta, además de su futbol, que ha ido en ascenso durante la justa. Pero lo que realmente alienta a su afición son los goles del '10'.

Messi, como nunca, se ha destapado con tantos por racimos con la selección mayor, en un certamen oficial. Lionel suma cinco conquistas en sus primeros cuatro encuentros dentro de la Copa; Gerardo Martino y una lesión previa al comienzo de la contienda, lo dosificaron y la fórmula ha funcionado para Argentina. Leo ha cargado con el equipo y ha servido como guía para sus compañeros de escuadra.


Por si fuera poco, además de los goles, Messi ha brindado cuatro asistencias en el terreno de juego, y se ha asociado de buena manera con Gonzalo Higuaín en el ataque, a falta de Sergio Agüero y Ángel di María, por falta de ritmo y lesión, respectivamente. Ha sido la Copa de Lionel.

La cancha del MetLife, en Nueva York, podría definir el presente y futuro del orquestador albiceleste y una generación marcada por los fracasos recientes del Mundial hace un par de años y la Copa América hace 12 meses.

55 PARTIDOS completa el '10' de La Albiceleste en competencias internacionales. 


Este es el décimo torneo de Messi, desde aquel Sudamericano Sub 20 en Colombia, en 2005, cuando Argentina consiguió el tercer puesto, pasando por los Juegos Olímpicos de Pekín tres años más tarde y este sería, el primer gran logro del '10' con la selección de su país; más allá de sus números, un par de días después de su cumpleaños 29, a Leo le sobran razones para inspirarse y dar 90 minutos de ensueño y así escribir su nombre en la historia de su selección, pero esta vez acompañado por un campeonato.

De la final de la Copa del Mundo 2014 en Brasil, ante Alemania, hasta ahora, en el once titular de Argentina, además de Messi, se mantienen Sergio Romero en el arco; Marcos Rojo como lateral por izquierda; Javier Mascherano como escudo de contención y Gonzalo Higuaín en punta, esperando balones del '10'. Es la base que comanda esta generación, os bastiones que no han sufrido cambios, pese a las rotaciones del timón. De Alejandro Sabella y hasta Gerardo Martino en el banquillo.

Ayer, Messi refrendó en conferencia de prensa lo que se dice de su equipo, de su posible legado, de esas ansias por ganar la Copa América: "Sin duda que sería el mejor regalo que pudiera recibir, algo muy lindo. Este grupo se merece el título. Es importante para mí; me encantaría ganarla. No sabemos si será la última oportunidad". A sus 29 años, Lionel Messi, incluso con nada que comprobar a nivel mundial, duda de que jugar una final con Argentina pudiera repetirse en su camino, por lo que en la misma tertulia con los medios, no dudó en recalcar un mensaje. "Tenemos que aprovechar esta oportunidad, no sabemos si pueda volver; hay que ganarla", dijo el '10'. Es tiempo de actuar. Es la hora de Messi.