Los dirigentes son los que mandan: Ochoa

El portero de México que recibió los siete goles en el juego contra Chile dejó en manos de los directivos la continuidad de Juan Carlos Osorio al frente del Tri 

Guillermo Ochoa tras llegar a la Ciudad de México
Guillermo Ochoa tras llegar a la Ciudad de México (Iván López )

Ciudad de México

La llegada de los seleccionados mexicanos fue por grupos, algunos apenas se dejaron ver, unos optaron por el silencio y hubo otros que pusieron el pecho a la situación. Uno de ellos fue Guillermo Ochoa, el portero arribó a la capital del país ya entrada la noche y habló de la derrota que sufrió el Tri. Él vivió en primera persona cada tiro de la selección andina.

La pregunta de hoy es la misma que se hacen medios y aficionados, debe seguir Juan Carlos Osorio, el portero de la selección mexicana le pasó la bolita a los directivos. "Nosotros (jugadores) no tenemos mando en eso, serán los dirigentes y ojalá que lo tomen con calma y seguro dirán algo", comentó.

Apuntó que "habrá que analizar, porque se hicieron cosas buenas y un partido no te va a dar para cambiar todo, creo que lo que le falta al futbol mexicano es paciencia y regularidad y ni hablar, es un partido que no quita lo bueno que se ha hecho".

Para Memo las decisiones que se tomen deben ser con "cabeza fría, no después del impulso de la derrota, por supuesto que después de un partido así saltan muchas emociones, pero hay que tomarlo con calma, analizar el partido y ver qué es lo que falló, qué se hizo mal previo al partido".

Después, pasó revisión a lo ocurrido el sábado en Santa Clara, comentó que con el paso de las horas no se acababa de asimilar el batacazo. "Después de un partido así no es fácil digerirlo tan rápido, el partido nos dejó mucha impotencia, mucho coraje y frustración; somos profesionales y nos tocó pasar una mala noche, un mal partido, un mal día y a seguir adelante que esto sigue y a buscarle la mejor experiencia posible y a seguir trabajando".

Memo dijo que al interior del equipo todos aceptaron su responsabilidad, pues no falló uno solo sino el colectivo. "Coincidimos en muchas cosas, se reunieron muchas circunstancias en contra y en un nivel de estas alturas, de selecciones mayores, cuando haces una mala prestación colectiva termina pasando lo que pasó. No es fácil, pero esto es grupal, somos un equipo ganamos y festejamos todos y cuando perdemos sufrimos todos".