Una campaña inolvidable para Warriors

Desde el enero perfecto de Atlanta hasta los 8 juegos con 40 o más puntos de James Harden, la actual temporada de la NBA ha resultado histórica.


Stephen Curry (30), elemento de los Warriors
Stephen Curry (30), elemento de los Warriors (AP)

Ciudad de México

Ha sido la temporada en que Kobe Bryant pasó a Michael Jordan como el tercer mejor anotador de todos los tiempos y ese hito, que sería suficiente para recordar el ciclo por muchos años, fue solo el principio de una campaña prolífica en hazañas.

Como los juegos de 50 puntos de los Splash Brothers de Golden State, Stephen Curry y Klay Thompson, 51 y 52 puntos, respectivamente. Thompson se dio el lujo de registrar la mejor anotación en un tercer cuarto en que marcó 37, sin fallar un tiro, en su postración de los Kings de Sacramento, el 23 de enero.

Si de algo han servido esas demostraciones es para señalar el estatus de determinado equipo en algún momento de la cambiante campaña. Dichas anotaciones de Curry y Thompson vinieron justo cuando Golden State comenzaba a alzarse como el equipo a vencer. Y respirándole en la espalda estaban (y están) James Harden y los Rockets de Houston.

Harden tiene una campaña en que para muchos expertos está redefiniendo el significado de efectividad, y es esta misma la que lo ha convertido en el principal candidato al MVP, convirtiéndose en el líder anotador de la NBA mientras ha mantenido a los texanos, sin Dwight Howard, como contendientes.

Luego vino el enero de 17-0 de los Hawks de Atlanta, que les sirvió para tomar posesión del Este (y desde entonces no lo han soltado), por medio de una marcha de 19 triunfos en i la que puso una nueva marca de la franquicia y resucitó la afición de los Hawks, a grado tal que este mes develaron una estatua de Dominique Wilkins y la pasión por los de Georgia ha retornado a la ciudad.

Y todo eso en una liga en la que aún está el cuatro veces MVP, LeBron James, cuya mejor marca fue un partido de 42 puntos ante los Warriors, y fue eclipsado por 57 puntos de su comparsa Kyrie Irving contra San Antonio, el 12 de marzo.

Nuevamente, las demostraciones de los pro atletas de la liga venían acompañadas con el alzamiento de un nuevo poder: el caso de Cleveland, que en menos de un mes ascendió de la sexta posición en el Este a la segunda y ahí se han mantenido. Los 57 de Uncle Drew, el máximo total que ha anotado esta campaña un jugador.

Pero aún faltaba la etapa más desquiciante. Vino de la mano del que quizá es hoy en día el atleta más impactante, no solo de la NBA. Quién iba a pensar que los 22 puntos de Russell Westbrook en la primera mitad del Juego de Estrellas iban a ser un presagio de su estallido en los días por venir.

Y desde el receso, Russ ha marcado siete triples dobles, mientras, en un mes de marzo mágico entró súbitamente a la discusión del Jugador Más Valioso y se adueñó de la estadística de mejor anotador de la NBA y no ha cedido terreno, mientras empuja al Oklahoma City a un octavo puesto de la siembra, que aunque asegura prácticamente una aniquilación probable a manos de los Warriors, sería una gran hazaña para el base armador, cuyo conjunto juega sin Kevin Durant, el vigente MVP, ni Serge Ibaka.

Además, 2014-15 ha sido testigo de la consolidación de Anthony Davis como un jugador de élite.

El 15 de marzo se quedó cerca de un cuádruple doble con una línea inédita de 36 puntos, 14 rebotes, 9 bloqueos y 7 asistencias, la segunda vez en el ciclo que tiene un partido de tal calibre.

Con poco más de 10 juegos, aún podrían darse gestas memorables. Por lo pronto, cada jornada puede traer un pase de ensueño de Curry, un triple doble de Westbrook o un juego de 40 puntos de Harden.


OFICIALIZA NASH SU ADIÓS

Steve Nash ofreció una conferencia de prensa para oficializar su retiro de la NBA, tal como lo adelantó el sábado.

“Quiero que la gente me recuerde como un competidor y un gran compañero de equipo”, dijo el jugador de 41 años que se retira sin títulos de campeón, pero con dos premios de MVP.

El canadiense llegó a la NBA en 1996 y conquistó los trofeos al Jugador Más Valioso en las campañas 2004-05 y 2005-06, fue All-Star ocho veces y seguramente será inducido al Salón de la Fama en cuento comience su elegibilidad.