Dan el último adiós a Ultiminio Ramos

El mítico ex boxeador fue despedido por familiares y amigos; Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, asistió al funeral y aseguró que Sugar tendrá un homenaje

Frente a sus amigos y familiares, Ultiminio Ramos fue despedido en la Ciudad de México
Frente a sus amigos y familiares, Ultiminio Ramos fue despedido en la Ciudad de México (Santiago Chaparro)

Ciudad de México

El legendario boxeador cubano Ultiminio Ramos recibió su último adiós y fue despedido por familiares y amigos, a quien ya se planea realizar un homenaje para resaltar su importancia en el boxeo latinoamericano y mexicano.

Sugar Ramos falleció el domingo a los 75 años en la Ciudad de México, donde fue velado este lunes en una agencia funeraria en la colonia Juárez y sepultado más tarde en el Panteón Civil de Dolores.

Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), asistió a la funeraria para dar sus condolencias a la familia y a la señora Angélica, esposa de Ultiminio, quien es reconocido como el primer campeón en la historia del CMB, al que planean rendir un homenaje y destacar su legado.

En declaraciones a los medios, Sulaimán Saldívar dijo que durante la Convención del CMB en Bakú, Azerbaiyán, van a proponer un homenaje y "diseñarlo tanto en México como en Cuba, llevar el legado del gran Ultiminio a la eternidad".

También acudieron a despedir a Ultiminio, el titular de historia y estadística del organismo, Víctor Cota, además de los ex monarcas mundiales Carlos Cañas Zárate, Pipino Cuevas, César Bazán, Isaac Bustos y Rafael Herrera.

"Es de esos pioneros que abrieron las puertas al boxeo latino, mexicano, es el primer campeón del CMB, con eso se dice todo. Cuando se retira toma una posición muy importante, dando al boxeo y boxeadores una plataforma para seguir adelante", añadió Mauricio Sulaimán.

Ultiminio, quien padecía cáncer y que sufrió una fractura de cadera en días recientes, nació en Matanzas, Cuba, el 2 de diciembre de 1941. Llegó a México en 1961 y fue en este país donde hizo su carrera, la cual llevó a lo más alto. Terminó con récord de 55-7-4, 40 nocauts.

Fue campeón de peso pluma del CMB y de la AMB, luego de destronar en 1963 a Davey Moore, mismos títulos que perdió un año después de tres defensas; en 2001 fue entronizado al Salón de la Fama de Canastota, Nueva York.

"Con ese corazón seguía luchando, pero las complicaciones eran cada vez más difíciles", concluyó Mauricio Sulaimán, quien destacó la sonrisa con la que siempre se encontraba a Sugar Ramos, de quien destacó era un gran bailarín, dicharachero y músico.