A defender como perro: Rey Vargas

El boxeador mexicano ya tiene en sus manos la corona supergallo del Consejo Mundial de Boxeo y con ella ilusiones de seguir haciendo historia

Rey Vargas con su cinturón del campeonato mundial Supergallo del Consejo Mundial de Boxeo
Rey Vargas con su cinturón del campeonato mundial Supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (Santiago Chaparro)

Ciudad de México

El campeonato mundial tardó más de una década en llegar a sus manos y ahora que lo tiene, el mexicano Rey Vargas sueña con seguir acrecentando su nombre. Su leyenda.

Aunque aún recuerda el momento en el que el réferi le levantó la mano y no puede ocultar una amplia sonrisa, el mexiquense que venciera al inglés Gavin McDonnell con una decisión mayoritaria en Yorkshire, Inglaterra, sabe que ahora viene la parte más complicada.

"Este cinturón es una satisfacción doble, fue una pelea que tuve a contracorriente. Aún así lo utilicé a favor. La madurez me ayudó mucho a resolver esta pelea. Estaba consciente de que escenario sería grande, pero sabía que si me achicaba estaría perdido. Supimos resolverlo bien. Iba mentalizado a que me iban a abuchear y que terminarían aplaudiéndome. Pero eso solo fue la parte sencilla, pues ahora sé que me puse en la mira de muchos que quieren mi cabeza", dijo en entrevista con La Afición el peleador de 26 años, quien se presentó por primera vez en Inglaterra y logró salir con su récord intacto.

El espigado peleador explicó que desde su salida del camerino estaba consciente de que no sería algo sencillo, pues iba contra pronóstico, fanáticos y jueceo, pero la confianza en el trabajo, su estrategia y habilidades lo llevaron a mantener la calma a pesar de los embates de su rival.

"Pasaron muchas menos cosas de las que yo había imaginado, pero no puedo quitarle el mérito a mi rival. Fue uno muy bueno, más complicado de lo que yo pensaba. Afortunadamente pudimos trabajar con la estrategia que teníamos preparada", abundó.

Dispuesto a disfrutar la sensación de su hazaña junto a su familia y después analizar con cautela el plan a seguir para lo que resta del año, Vargas Roldan aseguró que tendrán que revisar cuales serán las opciones para su regreso al ring, el cual pretende sea en no más de 6 meses para poder mantener el ritmo de cara a cualquier peligro disponible.

"Es un honor el haberme convertido en el campeón número 20 en la historia de los supergallos. Me llena de mucha alegría pero también de mucha responsabilidad. No es cosa fácil, vienen rivales que querrán todo, pero mi trabajo es dejarlos un escalón abajo. Mi trabajo es subir al ring y hacer que las cosas se vean fáciles. No estoy en el boxeo para que me maltraten",  explicó el peleador que mantiene su foja en 29-0 con 22 nocauts.

Dueño de una estatura y un alcance grandes para la división en la que limita, Rey Vargas está seguro de que llegará un momento en el que tendrá que escalar de división en busca de mayores retos y nombres.

"Vendrán situaciones complicadas, pero si llegan sé que tengo que ser como un perro y aferrarme. Ese es mi trabajo. Sé que hay buenos nombres ahí, dependiendo de mi cuerpo podría pensar unas tres o cuatro divisiones y no sólo eso, en ser el primer mexicano con los cuatro títulos mundiales en una sola división", visualizó.