Al rescate de las raíces

La 'Chiquita' González se propuso recuperar el prestigio del campeonato nacional y aunque la ganancia económica será casi nula, quiere ayudar

Humberto González
Humberto González (Mexsport)

Ciudad de México

El ex campeón mundial Humberto González recuerdó cuando ser campeón nacional aún significaba algo, y ahora en su nueva faceta como promotor, quiere recuperar esos tiempos donde el título mexicano formaba parte del proceso para llegar a la cima y ayudaba al campeón a formar bases sólidas para mantener un cinturón mundial.

A 28 años de que La Chiquita conquistara el título nacional minimosca —que mantuvo a su lado durante un año— el nativo de Ciudad Nezahualcóyotl se impuso el reto de crear escaparates donde los peleadores que aún están lejos en los rankings internacionales puedan disputar el olvidado cinturón.

A la cabeza de Chiquita Boxing, su promotora, y con ayuda de sus hijos, Humberto arrancó este fin de semana con funciones que planea hacer por lo menos una vez al mes y aunque sabe que las cosas se pondrán duras, asegura que no desistirá en su deseo de regresar al boxeo un poco de lo que le dio a él como peleador.

"Ahora que estoy fuera del boxeo, como peleador, decidí volver para ayudar, para promover a los chavos, a los campeones. Yo fui campeón nacional, fui peleador de cuatro y seis rounds, sé lo que cuesta buscar peleas y encontrar ventanas y por eso decidí aventarme", dijo en entrevista con La Afición.

El que fuera campeón mundial minimosca entre 1989 y 1995 aseguró que tomó la decisión de entrar a la promoción por la necesidad de ayudar a los muchachos que no encuentran un escaparate para su carrera y que más tarde terminan abandonando el boxeo por falta de opciones.

"Quiero ayudar. Sé que ahora ya no es como cuando yo fui campeón nacional, las cosas cambian. Pero la verdad es que no veo mal que regresen los títulos nacionales, por eso creo que vale la pena rescatarlos, dar fogueo a esos muchachos. Y, de paso, volver a recuperar ese prestigio", explicó.

La Chiquita aseguró que su entrada al mundo de la promoción no es cuestión de dinero, pues con sus negocios y ahorros tiene una vida tranquila, pero su impulso a tomar ese riesgo está basado en sus ganas de ayudar a la juventud, permitirles que se involucren con el deporte y que eviten problemas.

“Mi vida es el boxeo y quiero ayudar a la juventud. En Neza hay mucha gente y a muchos les gusta practicar un deporte, pero quiero hacer más. Hay que ayudarles, estar viendo talentos.

Sé que siempre el apoyo de mi familia ha sido fundamental y ahora en este nuevo proyecto están ayudándome. Me siento muy contento, muy a gusto”, dijo.

Humberto asegura que el camino no será sencillo, pues a pesar de que ya cuenta con el aval de la Comisión de Boxeo de la Ciudad de México, el arrancar con una serie de eventos tomará tiempo, para que la gente se involucre en el proyecto y salgan figuras que estén dispuestas a regresar al título nacional el prestigio que tenía en el pasado.

“Ahora empezamos sin televisión. Pero para que salga hay que echarle ganas. Sé que será difícil al principio, en lo que arranca, pero quiero que funcione, que los chavos sientan que tienen una opción y que no están en el limbo. Tal vez al principio no haya mucho dinero, pero me dará gusto ver a más jóvenes interesados en el deporte”, finalizó.