Es otro peleador

Un factor que se repetía en las actuaciones de Marco Rubio era la falta de confianza al enfrentar compromisos de carácter internacional, ahora ese problema parece superado con su entrenador, el premiado Robert García.

Marco Antonio Rubio, en la ceremonia de pesaje
Marco Antonio Rubio, en la ceremonia de pesaje (Cortesía CMB)

Delicias, Chihuahua

En México, Marco Antonio Rubio ha sido un boxeador imparable. Peleando ante su gente, el Veneno mantiene un récord de 48 victorias, 42 de ellas por nocaut y una sola derrota; el problema viene cuando sale de territorio nacional o busca una corona de peso internacional, entonces las derrotas comienzan a aparecer.

Rubio sufrió su primer descalabro internacional en 2004 al caer por nocaut efectivo en un round ante el ghanés Kofi Jantuah cuando ambos disputaban la corona internacional superwelter, a partir de ahí vinieron un par de derrotas más, hasta que tuvo en sus manos la oportunidad mundialista ante el estadunidense Kelly Pavlik.

El mexicano no soportó la presión y el réferi tuvo que detener la contienda, pues el nativo de Torreón estaba muy lastimado para el noveno round.

“Siento que tiene mucho que ver la esquina que tenía”, dijo a La Afición el multipremiado entrenador mexicoamericano Robert García, quien ahora se encuentra a la cabeza del equipo del Veneno.

“El trabajo que hacemos en la esquina es especial, yo a mis peleadores los preparo mentalmente antes de salir al ring y si durante la pelea les veo algunas debilidades o cosas que mentalmente los limiten, los trabajo”, afirmó el preparador.

García explicó que Rubio siempre ha sido un peleador dedicado en el gimnasio y que hacer una adaptación en su sistema de trabajo generó cosas positivas que podrán reflejarse esta noche cuando suba a enfrentar al italiano Domenico Spada en un duelo en el que se pondrá en juego el título interino medio del Consejo Mundial de Boxeo, la antesala al título del orbe.

“Mentalmente, se encuentra muy animado y por esa parte no creo que exista algún problema. El trabajo es algo que le da mucha tranquilidad y el saber que hizo todo de la manera adecuada puede generar esa confianza que buscamos, que lo lleve al triunfo sin que él solo se cause conflicto”, dijo el mexicoamericano.

El entrenador, que también dirige las esquinas de peleadores de la talla del argentino Marcos René Maidana, el norteamericano Brandon Ríos y el filipino Nonito Donaire, comentó que Spada no es un peleador tan sencillo como indican los antecedentes, pues el estilo de pelea que presenta es de acoso constante a su contrincante, lo que provoca que sus rivales no sepan de qué manera adaptar su boxeo.

“Spada es un peleador muy fuerte, que viene con ganas y que tiene deseos de coronarse también. La pelea será sencilla, pero gracias al trabajo de gimnasio, vamos a ver a un Veneno más explosivo, rápido y fuerte. Vamos a tratar de aprovechar el alcance que tiene Marco, pero también le gusta fajarse”, finalizó el preparador.

El dato

En el pesaje, marco Rubio marcó 72.200 kilos, por 71.400 del italiano Spada, con lo que ambos cumplieron con el trámite.