Valdez y Magdaleno, dispuestos a brillar

Los boxeadores darán cátedra en la función que protagonizará el filipino Manny Pacquiao

Valdez (Der) y Magdaleno (Izq)
Valdez (Der) y Magdaleno (Izq) (Foto tomada de Twiteer @jessiejmag y @oscarvaldez56)

Enviada Las Vegas

Se acerca la hora, este sábado Óscar Valdez y Jessie Magdaleno sostendrán peleas que definirán sus futuros.

Para el campeón mundial Óscar Valdez, su participación en la cartelera que protagoniza Manny Pacquiao tiene un sabor especial, pues significa su primera defensa del título mundial de la Organización Mundial de Boxeo que conquistó hace cuatro meses.

"Estaría echando mentiras si dijera que no hay nervios. Todo boxeador siente nervios al momento de subirse al ring, pero siento que lo manejo bien. Sé que en cuanto suba al ring se me quitará y hago lo que se hacer mejor: boxear", dijo el de Nogales, Sonora.

El campeón de 25 años explicó que el trabajo realizado fue muy bueno de cara a Hiroshige Osawa, quien se posiciona como el número uno de los rankeados en la OMB.

"Es un boxeador peligroso, no tomo a nadie a la ligera. Para el no fue nada fácil llegar a esa posición. Viene a cumplir su sueño que es quitarme el título, pero a mí me costó mucho llegar a este lugar y no lo voy a dejar. Lo estudiamos mucho y no importa que él sea más alto", sentenció el peleador que además pondrá sobre la línea su récord invicto.

Por su parte, el mexicoamericano Jessie Magdaleno va con la mira puesta a cortar la racha de Nonito Donaire y su reinado.

El peleador hijo de padre mexicano quiere convertirse en campeón mundial e insiste en que el campeón filipino "está en tiempo suplementario".

"Ya es tiempo de un cambio de campeón, Nonito ya lleva mucho tiempo aquí y es hora de que me dé oportunidad a mí. Él fue bueno, un buen campeón, pero yo tengo elementos con lo que no podrá lidiar. Es mi momento y no se lo voy a ceder", dijo a La Afición.

En tercera pelea de campeonato mundial, y completando el cartel, estará el ex olímpico chino Zou Shiming quien dará revancha al tailandés Prasitsak Phaprom.