Lomachenko desmoronó a AxeMan

Efectividad, velocidad y control de distancia fue lo que dominó la pelea del campeón mundial de superpluma

Vasyl Lomachenko campeón peso superpluma
Vasyl Lomachenko campeón peso superpluma (AP)

Ciudad de México

El jamaiquino Nicholas Walters no pudo cumplir su cometido y tras siete rounds decidió rendirse ante el campeón ucraniano Vasyl Lomachenko la noche del sábado en Las Vegas, Nevada.

El apodado AxeMan prefirió detener ya no salir para el octavo asalto y perder su récord invicto a seguir alargando la agonía que por seis rounds fue sometido.

Una mayor efectividad, velocidad y control de distancia y espacio fue lo que llevó al campeón superpluma de la Organización Mundial de Boxeo a dominar la pelea la mayor parte del tiempo, pues sólo cedió un episodio.

Sin poder conectar sus golpes de poder y lejos de meter en aprietos al ex olímpico ucraniano, Walters y su esquina decidieron durante el descanso entre el séptimo y el octavo round que ya no saldrían.

“Creo que me afectó mucho la inactividad, no lo pude agarrar con ninguno de mis golpes. Creo que con una pelea de preparación hubiera podido hacer algo mejor. Fue un blanco muy difícil, mis golpes se quedaban lejos o entre su guardia”, admitió Walters recién terminando el duelo, a lo que más tarde añadió que había sufrido una lesión en el último round que peleó.

La clase y experiencia de Lomachenko hizo ver una pelea sencilla a los ojos del fanático, pero dio una cátedra de velocidad y movimiento de piernas que pocas veces se puede ver arriba de un ring.

Con este triunfo Vasyl Lomachenko, dos veces monarca olímpico (Beijing y Londres), mejoró su foja profesional a 7 victorias por una derrota y cinco nocauts.