El día que Muhammad Ali encendió los Juegos Olímpicos

Cassius Clay le envió un poderoso mensaje al mundo un 19 de julio de 1996

Ali paralizó al mundo con su muestra de poder en Atlanta 1996
Ali paralizó al mundo con su muestra de poder en Atlanta 1996 (Especial )

Ciudad de México

Diecinueve de julio de 1996, Estadio Olímpico del Centenario en Atlanta, y la mítica llama que une a deporte mundial reposó en las temblorosas manos de un atleta que dio míticas peleas en un cuadrilátero. Momento de contener la respiración como si cualquier indicio de viento pudiese apagar el momento.

Empuñadura a dos manos, imagen que calmó el corazón y elevó a leyenda a uno de los mejores boxeadores del mundo, el temblor se convirtió en poder y el fuego en todo lo alto descansó en el pebetero de los XXVI Juegos Olímpicos: Muhammad Ali, en apenas unos segundos, firmó con letras de oro su ingreso al mundo de los inmortales.