El mexicano Jaime Munguía noquea a Sadam Ali

Jaime Munguía pedía una chance mundialista y en su primera cita noqueó al campeón, a pesar de que hace un mes no sabía que disputaría el título mundial

Jaime Munguía en festejo
Jaime Munguía en festejo (Tomada de Twitter @HBOboxing)

Ciudad de México

Las condiciones adversas dejaron de importar tan pronto sonó el campanazo inicial. El mexicano Jaime Munguía soñaba con convertirse en campeón mundial y lo logró, con un nocaut en cuatro rounds sobre el monarca estadunidense Sadam Ali en su primer oportunidad mundialista. Nada más importó, atrás habían quedado los 15 días más intensos en los que de último momento tuvo que armar una estrategia para poder ser el rival de reemplazo e ir por el cinturón superwelter de la Organización Mundial de Boxeo.

Este sábado por la noche, en Verona, Nueva York, en calidad de estelar, el tijuanense de 21 años de edad lanzó en cuatro ocasiones a la lona a un sorprendido monarca que no esperaba ese tipo de desenlace, pues para él cualquiera que soñara con la posibilidad de su derrota "estaba en drogas".

Sin respeto alguno, a menos de dos minutos de que inició el combate, el mexicano que tiene un 86 por ciento de probabilidades de nocaut, aterrizó a Ali con un gancho a la barbilla. Con los ojos desorbitados, pero con determinación el peleador que veía de acabar con la carrera de Miguel Ángel Cotto se levantó para seguir, pero más tardó en poner las piernas firmes que en volver a visitar la lona. Sabía que estaba en aprietos.

Para el segundo round, Ali salió a boxear, pegado a las cuerdas y lanzando rectos que le dieran el espacio suficiente para sentirse seguro, pero de nada sirvió. Otro gancho lo agarró de lleno y volvió a poner las rodillas en el entarimado.

Discutiendo en la esquina y con los nervios de punta, el equipo se debatía entre seguir la contienda o no, pero Sadam pidió oportunidad para proseguir con lo que era la primera defensa del campeonato de la Organización Mundial de Boxeo.

El cuarto round fue el efectivo, con la confianza de saber que estaba arriba en las tarjetas con las tres caídas y viendo que los golpes de Sadam Ali no tenían efecto, el tricolor fue a la caza de un recto que le diera el triunfo, pero durante un desplazamiento metió un volado de izquierda que conectó justo en la barbilla del monarca haciendo brincar al referi para detener las acciones.

Munguía soñaba con coronarse joven, para seguir con los pasos de su ídolo Julio César Chávez Sr. quien se coronó a los 21 años, este fin de semana el tijuanense comenzó con el pie derecho el camino del que asegura el campeonato sólo sería el primer paso. Dejó su marca en 29-0, con 25 nocauts.

En la misma velada, el monarca mexicano Rey Vargas batalló con el estilo desordenado del armenio Azat Hovhannisyan pero retuvo por tercera ocasión la diadema supergallo del Consejo Mundial de Boxeo.

En una pelea desordenada, el capitalino tuvo que batallar con la agresividad y topes de su rival que le dejaron como saldo un par de gruesos cortes en la cara que el réferi no castigo deduciendo puntos.

El pupilo de Nacho Beristain, quien utilizó su boxeo para sacar esta contienda, mejoró su foja a 32-0 con 22 nocauts.