Jorge Linares, con la mira en el futuro

El boxeador venezolano está listo para repetirle la dosis a Anthony Crolla en Inglaterra. 

En la primera pelea que sostuvieron, Linares (d) se llevó la victoria por decisión unánime
En la primera pelea que sostuvieron, Linares (d) se llevó la victoria por decisión unánime (Golden Boy)

Ciudad de México

Jorge Linares sabe que tiene un asunto pendiente con Anthony Crolla, pero eso no le impide preparar el camino en busca de nombres que lo lleven al siguiente nivel, como los campeones Mikey García o Vasyl Lomachenko.

El monarca ligero de la Asociación Mundial de Boxeo regresa este fin de semana a la Arena Manchester, en Inglaterra, para otorgarle la revancha a Million Dollar Crolla, luego que en septiembre lo venció con una decisión unánime que no dejó satisfecho al británico.

PARA LINARES NO ES nuevo ser visitante, solo cuatro veces se ha presentado en su natal Venezuela; el resto lo ha hecho entre Japón y EU.

 

"Mi meta son ellos (García y Lomachenko), son los nombres que me llaman la atención, por lo que han logrado hasta ahora y porque tienen muy buenos récords, pero antes de dar las cosas por sentado, tengo que resolver lo que tengo enfrente, porque sé que Crolla llegará mejor preparado que la primera vez", dijo el monarca venezolano, quien dejó en el pasado las derrotas consecutivas ante mexicanos para iniciar lo que llama el segundo aire de su carrera.

Después de salir con la mano en alto (con tarjetas de 115-114, 115-113 y 117-111) en una pelea que la que por momentos las puntuaciones se cerraron, El Niño de Oro Linares quiere despejar las dudas y, sobre todo, ante la mejor versión disponible del boxeador inglés.

"Espero que por sobre todas las cosas haya trabajado muy duro, para que llegue en gran condición física, para que al final de la noche no existan dudas y nos dejemos de excusas que manchen el resultado", sentenció el sudamericano.

Dispuesto a dar pie a una de las mejores exhibiciones de su carrera, Linares adelantó que buscará ser más claro a la hora de dominar a su retador por la corona, porque ahora llega con buena racha, no como la primera vez que lo enfrentó, cuando salía de la recuperación de una fractura en el puño y por la que estuvo ausente 11 meses.

"Esta vez no he tenido ese tipo de problemas, ni físicos ni mentales, la preparación pasó sin sobresaltos y en la que sostuve 129 rounds de sparring y todo bajo control, solo espero que la segunda pelea se mantenga como la primera, limpia", dijo el venezolano, quien mantiene una foja de 41-3, con 27 nocauts.

Para este compromiso, Linares aseguró que tuvo mucho más tiempo para prepararse correctamente, repartiendo su campo de entrenamiento entre Japón y Estados Unidos (en Las Vegas, Nevada), permitiendo que el trabajo fuera más completo.

"Tengo que llegar en una gran condición, porque me presento ante fanáticos que realmente saben de boxeo, que reconocen una buena pelea y eso me presiona, en el buen sentido de la palabra, a dar lo mejor de mí arriba del ring; dejarlos satisfechos es una de las cosas que está dentro de mis prioridades, porque los ingleses son los fanáticos más fieles, y con ellos me siento como en casa", finalizó el venezolano, quien estará como visitante.