Douglas recuerda cómo acabó con el invicto de Tyson

El ex boxeador James 'Buster' Douglas habló del nocaut que finalizó con la racha de Mike Tyson y se le iluminó la mirada; a 27 años, trajo a la memoria todo como si hubiese sido ayer

Victoria de James 'Buster' Douglas sobre Mike Tyson
Victoria de James 'Buster' Douglas sobre Mike Tyson (AP)

Ciudad de México

Dejar una marca como signo de que existió James Douglas era la meta de un chico que salió de Columbus, Ohio, rumbo a Japón con el cometido no sólo de sobrevivir al peligroso Mike Tyson que marchaba con 37 victorias y 33 noqueados, quería arrebatarle los títulos mundiales como tributo a su madre, Lula, quién había fallecido sólo 23 días antes de que él subiera al ring.  

Ahora a casi tres décadas del momento más grande en su carrera, Buster sonríe de forma amplia y mientras platica se humedece los labios recordando todo lo que sintió:

"Para mí el reconocimiento más grande no estuvo en que me dijeran que era el verdugo de Mike Tyson, que yo había logrado lo que 37 no habían podido... para mí lo mejor de todo fue haber escuchado "Y el nuevo campeón unificado"... ese fue mi momento. Mi huella", declaró a La Afición James Douglas en su visita a la Ciudad de México donde recibió, de manos de Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, la nueva versión del cinturón del organismo.

Esa noche en el Domo de Tokio, Mike Tyson era favorito 42-1 en un solo casino de Las Vegas, pues el resto se negó a meter momios, asumiendo que el campeón que expondría las coronas de peso completo de la AMB, CMB y FIB tendría otra noche sencilla, dado que sería una pelea de preparación para Iron Mike pues ya había apalabrado la pelea ante Evander Holyfield. Que equivocados estaban.

"Fue muy satisfactorio el nocaut. No podría haber sido mejor. No me sorprendió verlo en la lona, vaya yo era el número dos en el mundo, lo más respetado, así que la oportunidad me la gané bien. Estaba muy bien preparado para esa pelea y por eso no fue una sorpresa, pensé que se iba a ir antes pero se anticipaba", recordó Douglas, ahora de 57 años, quien al contar la historia mueve la cintura como si capoteara potentes derechas.

La polémica llegó en el round ocho, cuando Douglas visitó la lona producto de un upper de derecha que lo mandó desmadejado. Octavio Meyran, el réferi, intervino pero su conteo fue lento en relación al del cronómetro de derribo oficial. Buster se levantó y siguió peleando hasta el décimo round donde con un upper y remate de derecha e izquierda que repitió en dos ocasiones derribó al temido peleador.

"Me acuerdo de todo, desde el inicio al final, no sólo de la pelea, también desde que me preparaba para ella y todo lo que pasé para llegar a esa pelea. Es un buen recuerdo, pero también duro, de lucha, también. Sé que Tyson no me subestimó, no tomas 10 rounds de golpiza tal cual si no te preparas. Tyson estaba bien preparado, tan bien como yo", explicó.

Ahora Buster Douglas asegura que cuando ha llegado a ver a su legendario rival hay un buen clima, de caballeros y recuerdan esos momentos de muy buena gana.

"En definitiva dejé mi marca y me siento muy orgulloso de eso. Estar considerado junto con esos muchachos (Alí, Tyson) un gran logro y eso es increíble. Quería que la gente supiera quién era yo y lo logré, me da gusto que cada que se habla de una sorpresa en el boxeo siempre recuerdan la que yo di como la más grande", agregó el ex peleador que dedicó su vida, después del retiro, a regresarle un poco a Columbus desarrollando un programa de boxeo en el que se integraron a niños y jóvenes para alejarlos de las drogas.

"Es un gusto ver cómo se acercan los chicos a mi, chicos que no me vieron arriba del ring pero saben quién soy y quieren dar la sorpresa como yo. Por eso sigo en el boxeo", finalizó.