No pierde la calma

Gennady Golovkin se mantiene paciente, a pesar de que la lista de rivales que deciden no pelear crece 


Gennady Golovkin derrotó a Kell Brook
Gennady Golovkin derrotó a Kell Brook (Reuters )

Ciudad de México

Las metas están definidas. Gennady Golovkin quiere ser campeón indisputado de los pesos medios y romper el récord de defensas que tiene el estadunidense Bernard Hopkins (20), de preferencia conseguirlas todas ellas por nocaut.

Pero el camino no está siendo sencillo, la dificultad de encontrar a un rival de nombre que quiera subir al ring es el principal problema que tiene el equipo del kazajo.

“No me siento frustrado de que no quieran pelear conmigo, cada paso para mí es importante y estoy trabajando en el futuro de mi historia. Vaya, tengo títulos, para mí no importa quién esté del otro lado solo quiero mi último cinturón. Esa es mi meta y eso es todo”, dijo en entrevista con La Afición Triple G, quien en esta semana estuvo de visita en la Ciudad de México para participar en un evento de la marca Hublot.

Con 16 defensas de sus campeonatos, Golovkin tiene muy en claro que antes de pensar en escalar de división quiere destronar a Billy Joe Saunders, quien es el actual dueño de la única corona que le hace falta a su colección. “Esto es un negocio para él y yo entiendo, pero él no es nadie. Ahora, él tiene el título, es campeón. Pero sin dinero no es negocio. Pelearme a mí es una gran oportunidad para él. No importa si es BJ Saunders o quién, no me importa siempre y cuando yo obtenga mi oportunidad para ese título”, abundó el campeón.

Junto a su entrenador, el mexicano Abel Sánchez, GGG busca enfocarse en lo positivo y dejan de lado la sensación de que pasa el tiempo y la inactividad crece. Aunque de vez en cuando, revelaron, comienzan a fantasear en qué pasaría en caso de que se acaben las opciones en las 160 libras.

“Es difícil estar en esta situación, pues ahora nos pasa cada vez más seguido que nos quedamos sin rival. Subir de división suena como un buen plan, pero viéndolo fríamente ¿contra quién va a pelear? Gilberto Ramírez está lesionado, y su promotor dice que no estará listo hasta mediados del año que entra; Julio César Chávez, aunque a mí me gustaría, es imposible pues no se disciplina. No hay nadie más”, detalló.

Durante su visita a México, Sánchez explicó que conforme pasa el tiempo son cada vez más la cantidad de boxeadores que prefieren retar y criticar su trabajo que enfrentar a su peleador.

“Cuando Golovkin no tiene pelea, nadie quiere negociar. Pero apenas firmó le salen tres o cuatro rivales, pero son puro güiri güiri. Pero nada más hablan, pues creen que se hacen más machos hablando así”, sentenció.

Respecto a Canelo, GGG fue respetuoso y declinó hablar sobre el campeón mexicano que por el momento permanece en una división inferior, pero Abel Sánchez no fue tan benévolo. Explicó que si el duelo no se ha dado es porque el tapatío tampoco ha puesto de su parte. “¿Qué es lo que dice Canelo? No Óscar, Canelo, pues a fin del día todos trabajamos para el boxeador y él es el que tiene la última palabra, el que firma el contrato y se sube. Canelo no es del tipo de peleadores que se niega con pretextos, pero es de esos que dicen ‘acepto, pero me vas a tener que pagar una millonada para tener que pelear con él’. Eso es equivalente a decir que no quiere pelear”, abundó.

Por el momento, el resto del año estará tranquilo para el monarca unificado, pero apenas arranque el 2017, el kazajo aseguró apretará el acelerador, pues no quiere perder el tiempo y ya está muy cerca de su meta.