Lemieux detuvo a ‘El Dorado’

El chihuahuense Marcos Reyes no pudo descifrar el estilo del canadiense, quien lo conectó rápido y dominó la mayoría del combate co estelar de la noche

David Lemieux conectando a Marcos Reyes
David Lemieux conectando a Marcos Reyes (Reuters)

Las Vegas, Nevada

David Lemieux se llevó una victoria clara sobre Marco Antonio Reyes en el evento co estelar de la función Canelo vs. Chávez Jr. en Las Vegas. Los jueces le dieron lastres tarjetas tras un dominio de al menos 8 de los 10 rounds pactados para el pleito.

El de Montreal cortó rápidamente al mexicano en la ceja derecha. La hemorragia fue constante y era la menor parte del daño. Para el cuarto perdió el bucal luego de un cruzado de derecha que entró a placer y el réferi tuvo que detener cuando quedaba poco más de un minuto en el episodio para recuperarlo.

Reyes logró esquivar una buena cantidad de golpes y no paró de cabecear, pero no era suficiente, no podía con las combinaciones. Durante el tercer round recibió gran parte del castigo, pues su rival era efectivo con el recto y demoledor con los uppercuts.

El 'Dorado' buscaba rutas de escape, abrazos para ganar tiempo y en el sexto episodio volvió a tirar el protector. Una nueva pausa que le dio algunos segundos de respiro y regresó lanzando volados de forma desesperada.

Ésta era una pelea para ponerse en el mapa, para hacerse notar ante los millones de personas que seguían la co estelar de la noche y Lemieux dejó ir oportunidades claras de terminar con Reyes. Con los abucheos de la Arena T Mobile, que se empezó a enfocar más en gritar los nombres de Chávez Jr y Canelo dejó claro que está detrás de varios en la lista para ir por una gran taquilla ante Saúl Álvarez. Olvidó su reputación de 33 nocauts antes de la noche del sábado.

Mark Ramsay en su equina le pedía que siguieran con el plan de juego, que la pelea estaba bajo control pero en el séptimo empezó a bajar el ritmo, tiraba el uppercut para cerrar sus combinaciones, pero ya no conectaba. Marco salió airoso sin hacer mucho.

Esa condescendencia derivó en el mejor momento de si rival. Los gritos de ¡México! despertaron en la tribuna cuando el chihuahuense conectó en par de ocasiones y mando al oponente contra las cuerdas.

En el décimo sabía que tenía que resolver pues las tarjetas de los jueves difícilmente lo favorecerían. Dos izquierdas consecutivas en forma de gancho lo acercaron a una victoria dramática pero no fueron suficientes, los últimos dos minutos se consumieron rápidamente.