La derrota le sirvió de lección

Para no caer de nuevo con Jhonny González, Ábner Mares entrena en el DF en compañía de un psicólogo.

Ábner Mares peleará con Jhonny González el 15 de febrero en Los Ángeles.
Ábner Mares peleará con Jhonny González el 15 de febrero en Los Ángeles. (Cortesía)

Ciudad de México

Un error de concentración en el asalto inicial le costó su primera derrota, que fue por la vía del nocaut, por eso, Ábner Mares no quiere revivir esa historia y decidió regresar a la Ciudad de México para encontrar la redención y espera alcanzar una de las mejores preparaciones para vencer, ahora sí, a Jhonny González, el 15 de febrero.

“Fue muy duro sufrir una derrota así, más al leer las críticas en las redes sociales. Me sentí muy mal, sobre todo una semana después. Es muy fácil la crítica y más si estás detrás de una computadora y nunca has subido a un ring”, confesó a La Afición el peleador, quien cayó ante González el pasado 24 de agosto por nocaut efectivo en un round.

Mares explicó que para alcanzar a consumar la revancha sumó a su equipo un psicólogo deportivo, que le está ayudando a dejar en el pasado ese tropiezo y a seguir su carrera profesional.

“Siempre he pedido a los rivales más duros y busco retos, ese es el riesgo que hay. Uno tiene que pagar un precio. En el pasado muchos pagaron y ahora me tocó a mí”, dijo Ábner, quien representó a México en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Con un récord de 26 victorias, 14 nocauts, una derrota y un empate, Mares regresará al boxeo con miras no solo a vengar la afrenta de González, sino a recuperar el terreno perdido y a coronarse de nueva cuenta.

“Fueron muchos los ofrecimientos para próximo rival, entre ellos el nombre de Leo Santa Cruz, pero no lo acepté porque tengo pendiente a Jhonny. Sé que tengo la capacidad de vencerlo y ya no caeré en el mismo error. Esa izquierda que me dio fue muy buena, no le quito mérito. Pero sé que puedo dar una mejor pelea”, detalló.

Para el duelo de revancha, el nativo de Guadalajara, Jalisco, que reside en Los Ángeles, California, tendrá la fortuna de actuar ante su gente en el Staples Center.

“Es un gran compromiso volver y pelear ante ellos. Siento que les fallé en la pelea anterior y voy a recomponer el camino. Vine a la Ciudad de México para tener la concentración necesaria a pesar de que son las fiestas de diciembre, pues tengo una gran responsabilidad y grandes planes para 2014”, abundó el púgil, no sin antes recalcar que una de sus metas es invadir una cuarta división.

Hasta antes de la derrota ante Jhonny González, Mares marchaba invicto en el terreno profesional y en un lapso de dos años logró convertirse en el sexto mexicano trimonarca mundial en igual número de divisiones (gallo de la FIB, supergallo del CMB y Pluma del CMB).

El boxeador de 28 años planea permanecer en la Ciudad de México hasta un par de semanas antes del duelo, tiempo en el que, asegura, entrenará a una buena altura y podrá tener una de las mejores condiciones físicas de su carrera para hacer contrapeso a lo que sea que González le presente el día de la pelea.

“Jhonny sabe que yo no seré el mismo, que llegaré con hambre y seré mucho más peligroso. Será una pelea muy peligrosa para ambos”, finalizó.