El CMB no arriesgará a Wilder

Con la costumbre de pelear tres veces al año, y de haber fallado un examen antidoping, su pelea programada para el 4 de noviembre está en el limbo de realizarse

Deontay Wilder
Deontay Wilder (AP)

Bakú, Azerbaiyán

Tres positivos de los últimos tres oponentes seleccionados han dejado al campeón Deontay Wilder en el limbo, con una inactividad prolongada, y la situación lo llevó a pedir al organismo que lo avala la oportunidad de pelearle a Luis Ortiz a pesar de haber fallado un examen antidoping.

Acostumbrado a pelear en promedio tres veces al año, el pasado sólo pudo subir al ring en dos ocasiones, mientras que en el que va en curso sólo tiene una pelea y la que tiene programada para el 4 de noviembre ahora corre el riesgo de no realizarse.

Aún así, Wilder hizo la petición formal al Consejo Mundial de Boxeo para no cancelar su regreso a los encordados y así poder pelear una vez más antes de que se acabe el año.

“Los peleadores siempre muestran un gran corazón, pero no mide las consecuencias. No vamos a arriesgar a Wilder, ni a ningún otro peleador. En esta semana resolveremos lo que pueda pasar con la pelea, sobre todo de manera rápida pues ya hay muy poco margen de maniobra con respecto a la fecha en la que se programó la pelea”, señaló Mauricio Sulaiman, presidente del Consejo Mundial de Boxeo.

El futuro de Wilder quedará definido en la sesión de peleas obligatorias que se llevará a cabo el miércoles en Bakú, Azerbaiyán.