Deontay Wilder terminará el trabajo

El campeón estadunidense enfrentará al haitiano Bermane Stiverne para así poder concretar su siguiente objetivo: el inglés Anthony Joshua

Deontay Wilder
Deontay Wilder (Reuters )

Ciudad de México

Una casualidad llevó al campeón estadunidense Deontay Wilder a tener la necesidad de volverse a enfrentar al haitiano Bermane Stiverne a pesar de que hace dos años le arrebató el título mundial y la revancha nunca pudo aterrizarse.

Ahora, tras el positivo de su rival en turno, Bronze Bomber tuvo que negociar de último momento con Stiverne con la firme intensión de quitarlo definitivamente del camino para poder aterrizar el duelo que hace tiempo ha rondado su cabeza: la unificación con el inglés Anthony Joshua.

"(Stiverne) Sobrevivió la primera vez, es el único que ha sobrevivido de pie. Esto es algo por lo que he regresado, para acabar con el trabajo. Stiverne tiene muchísimas excusas desde la última pelea. A nadie le gusta oir excusas del perdedor, él sabe que pasó. No ha mejorado desde la última vez que nos vimos por eso le voy a mostrar todo lo que es Deontay Wilder. Será su final", dijo Wilder, quien de su récord invicto sólo Stiverne es el único que no ha caído noqueado, el resto (37) cayó.

Bronze Bomber va por la sexta exposición de la diadema avalada por el Consejo Mundial de Boxeo con la intensión de repetirle la dosis a Stiverne para reclamar la pelea ante el invicto inglés, quien ha noqueado a sus 20 rivales y quien se presentó por última vez el fin de semana pasado con una victoria sobre Carlos Takam de Camerún.

"Tan pronto como Joshua acepte la pelea, estaré listo. Ellos tratan de distraer a la gente porque saben el peligro que represento a cualquier carrera. Todas sus excusas no tienen que ver nada con el boxeo. La única cosa que le interesa a la gente es ver al mejor enfrentarse con el mejor y eso es lo que trato de hacer", abundó el estadunidense que en su participación en los juegos olímpicos de Beijing 2008 ganó medalla de bronce, rompiendo una larga sequía de medallas para Estados Unidos en la división de los completos.

Del otro lado del ring, Stiverne se ha dedicado a observar cómo Wilder ha criticado el hecho de que fuera obligado a cerrar la revancha, con miras a evitar aumentar la inactividad y prometió que esta ocasión, sin importar que diga el campeón, recuperará el título que solo tuvo entre sus manos por ocho meses.

"De cara a esta pelea no tengo miedo. La vez pasada tuve problemas de salud y por eso resultaron las cosas así, pero mi enfoque ahora está en concretar esta pelea. Seré totalmente diferente. Tengo hambre de ganar y sobre todo en esta oportunidad tan grande", declaró Stiverne, quien pidió al campeón dejar de quejarse por este compromiso y lo invitó a dar una pelea de gran nivel.