Pelea de Wilder en riesgo, de nuevo

El combate entrew Deontay Wilder y Bermane Stiverne peligra, debido a que las negociaciones no han llegado a buen puerto

Deontay Wilder
Deontay Wilder (AP)

Ciudad de México

El problema no terminó con la designación de Bermane Stiverne como sustituto de retador del campeón de peso completo Deontay Wilder, ahora que no pudieron llegar a un acuerdo y la pelea que tenían pactada para el  4 de noviembre en Nueva York corre riesgo de nuevo.

Según reveló la página Boxingscene, el peleador de origen haitiano no pudo llevar la negociación a un terreno donde le fuera cómodo por lo que amenazó con echar abajo la fecha que ya tenía problemas desde el inicio, ahora que el rival designado desde un principio, el cubano Luis Ortiz dio positivo por substancia dopante a un mes de subir al ring.

A regañadientes, el monarca tuvo que voltear a ver a su retador obligatorio por el Consejo Mundial de Boxeo en busca de resacatar la fecha y hacer más larga su inactividad, ahora que su última contienda la sostuvo en febrero en un duelo en el que venció al peleador con sangre mexicana Gerard Washington en cinco rounds.

"Debo hacer la tarea", dijo en su momento el campeón al Tuscaloosa. "Desafortunadamente es el hombre que tengo enfrente. Nadie quería esta pelea, ni siquiera yo, pero la realidad es que debe suceder. Él es mi (retador) mandatorio, no hay forma de evadirlo, y la gente debe también lidiar con ello", añadió el Bronze Bomber, quien mantiene foja de 38 victorias con 37 de ellas terminadas antes del límite.

Josh Dubin y James Prince, asesores del haitiano, revelaron que el problema no es con el campeón y su equipo, es con el promotor Don King, quien dirige la carrera de Stiverne.

Según revelaron King ya tiene un acuerdo con el monarca, pero aún no discute los términos con su peleador generando una gran incomodidad en el equipo.

Stiverne aceptó enfrentar al campeón con tan corto aviso ya que estaba contemplado para formar parte de la misma cartelera, pero ahora que desconoce las letras chicas del contrato, podría decidir no firmar la pelea dejando en el limbo a Wilder.