Con la mente en otro lugar

A pesar de que Golovkin está a tres días de enfrentar a Kell Brook y Canelo a una semana de Liam Smith, no han parado de hablar sobre su rivalidad

Ciudad de México

A pesar de que en un corto o mediano plazo las posibilidades de que Saúl Álvarez y Gennady Golovkin se enfrenten sean nulas, ambos no dejan de tocar el tema aunque estén a las puertas de subir al ring para pelear con otros.

Este fin de semana, el campeón unificado Gennady Golovkin enfrentará a un hambriento inglés, Kell Brook, en un duelo en donde pondrá en juego las coronas de la Federación Internacional de Boxeo y el del Consejo Mundial de Boxeo. Pero aunque la cita requiere de toda su atención no ha perdido oportunidad para lanzar retos en busca de picar el orgullo del tapatío.

Golovkin le llamó cobarde, payaso e irrespetuoso y aún así el duelo parece que en lugar de acercarse a un terreno fértil para negociar, se aleja a zancadas.

"Hablan demasiado (Golovkin y su equipo), pero yo estoy concentrado en mis cosas. Si ellos quieren seguir hablando... es su problema", dijo Canelo, quien destacó que no tiene porqué preocuparse por una pelea que no está por ahora en planes, dadas las diferencias de peso. Aunado a las declaraciones del ex campeón mexicano, Óscar de la Hoya respaldó la decisión de aplazar el duelo que los fans piden desde que el tapatío conquistó el título de las 160 libras.

"Canelo por ahora es un 154 y solo peleó por el título medio porque los fanáticos lo pidieron. Hemos dejado en claro que hay un acuerdo verbal para el 2017, pero mientras tanto Canelo se debe preparar para ser un verdadero peso medio, nunca antes. No lo vamos a apresurar", dijo el promotor del peleador mexicano.

El Golden Boy, quien está en la esquina de Canelo desde el 2010, aprovechó para sumar un obstáculo más a las ya complicadas negociaciones con el dinero.

"En la promoción siempre hay un lado A y un lado B, y Canelo es la A de las negociaciones. Ahora es el tiempo de Canelo. No vamos a negociar esa promoción en base a porcentajes. Cuando el tiempo llegue, le haremos una buena propuesta a Golovkin, le haremos ganar más de lo que ha ganado en su carrera, pero no daremos porcentajes de ganancia. Solo será la oferta", declaró recientemente a ESPN el promotor.

Pero antes de tomar una decisión sobre el 2017 ambos peleadores estarán obligados a salir con la mano en alto de sus citas, pues una inoportuna derrota podría cambiar los planes e incluso echar por tierra cualquier posibilidad, por más mínima, del encuentro entre los dos peleadores que buscan adueñarse de la posición que por más de una década estuvo en manos de Mayweather Jr.