Cleto Reyes: el orgullo mexicano

Este sábado, la firma mexicana Cleto Reyes festeja 70 años desde que sus guantes fueron utilizados por primera vez en una pelea de campeonato mundial

Ciudad de México

A pesar de que las grandes leyendas del boxeo han usado por lo menos una vez sus guantes, al mexicano Alberto Reyes solamente se le viene a la mente una que ha empleado su marca, el más grande: Muhammad Ali.

Y cómo olvidarlo si fue aquel que poco antes de retirarse, en 1978, en su antepenúltima pelea, amenazó con no subir al ring para la revancha con Leon Spinks si no tenía guantes de manufactura mexicana en sus manos. Al mismo que no le importó que el promotor de la pelea hubiera firmado contrato con otra empresa.

El inicio fue incierto y complicado para Cleto Reyes, pues durante cinco años recopiló, visitando gimnasio por gimnasio, las especificaciones para crear el guante ideal, y Alberto solo ha tardado más de cuatro décadas en perfeccionarlo.


Hoy, el hijo de Cleto Reyes festeja el 70 aniversario de que sus guantes fueron usados en la primera pelea de campeonato del mundo en México y el heredero de la empresa que empezó en la sala de su casa, habló para La Afición.

¿De dónde nació el interés de su padre por el boxeo?

Mi papá participó en una pelea de espontáneos cuando tenía 18 años, pues el boxeo le llamó mucho la atención por la rivalidad que tenían (Juan) Zurita y Rodolfo Chango Casanova. Desafortunadamente, perdió, le dieron una paliza que lo dejó adolorido varios días, pero le llamó la atención a la gente del deporte, que lo buscó para que se metiera a entrenar. Mi papá no quiso, pues decía que los golpes estaban muy fuertes, pero él para ese entonces ya conocía el oficio de la talabartería y mejor se puso a hacer los guantes.

“Si me hubiera dedicado a ser boxeador, también hubiera logrado algo, pero me siento más contento de este lado”

¿De qué forma abrió su padre el cerrado mundo del boxeo para que los campeones decidieran utilizar sus guantes?

Mi papá ni se dio cuenta de lo que pasó, empezó a recopilar los datos y en cuanto presentó su diseño a la Comisión de Boxeo de aquel entonces, de inmediato se los aceptaron.

Ya después el doctor —Gilberto— Bolaños Cacho y mi papá se sentaron a diseñar el acojinamiento, que es la combinación de cerda con esponja. Los muchachos se sentían bien con sus guantes y se los llevaban a las peleas. Vicente Saldívar, Efrén El Alacrán Torres y otros se los llevaban a Inglaterra, Nueva York, Japón y Filipinas, ahí empezó nuestro crecimiento internacional.

¿De dónde nació el deseo de ocupar el lugar de su padre a la cabeza de Cleto Reyes?

Desde que fui concebido vivo del boxeo. Recuerdo cuando estaba pequeño y escuchaba con mi papá el boxeo por la radio y me emocionaba porque jugaba a comentar la pelea. Acompañaba a mi papá a los gimnasios, al Jordan, a Los Granada, a los Baños

Avenida, a los Gloria, a aquellos gimnasios donde estaban Pancho Rosales y Arturo El Cuyo Hernández, y una cosa llevó a la otra.

¿Nunca le dio curiosidad ponerse a entrenar para ser boxeador?

La verdad, en la escuela siempre fui bien peleonero, pero en una ocasión que me animé a ir a entrenar, mi mamá me dijo que no, porque de por sí ya me peleaba a cada rato, y no me dejaron. Aunque creo que sí hubiera logrado algo, pues se necesita cierto carácter para tener éxito y lo tengo, soy muy aferrado y gracias a ello logré hacer la empresa. Si me hubiera dedicado a ser boxeador, hubiera logrado algo, pero me siento más contento de este lado.

“Antes me amanecía cosiendo y mi único rival era el reloj; aunque le aprendí todo a mi papá”
 
ALBERTO REYES
Fabricante de guantes Cleto Reyes


¿Qué se siente ver ahora, después de tantos años y esfuerzos, fotos como la de Muhammad Ali o a los mejores campeones con los guantes?

Ahora ya me he acostumbrado, pero cuando veo una pelea de campeonato mundial y no los traen, se me clava una espinita en el corazón. Sin embargo, me da mucho gusto que la gente reconozca que tenemos un producto mexicano que puede competir con las fábricas del mundo, aunque no somos de primer mundo, pero en esta parte sí les ganamos; y pues con Muhammad Ali, se me hace un nudo en la garganta.

Para llegar a este punto también se necesitan sacrificios, ¿a qué tuvo que renunciar para llegar a este punto?

Si les contara... Hubo momentos terribles. Una ocasión prácticamente no dormí en tres días por un compromiso que hizo mi papá sin preguntarme. Fue un esfuerzo físico y mental muy grande para que terminara el trabajo, cuando afortunadamente lo logré, fueron unas 26 o 27 horas dormido de corrido.

Incluso mi esposa, en paz descanse, trajo al médico, porque ni me movía. Esa energía, coraje y determinación que se requiere para hacer algo no cualquiera la tiene, es algo un tanto masoquista. Me quedo pensando en la noche el problema que tengo que resolver de producción y aunque suene raro, la solución me despierta. Me he despertado a las 3 de la mañana para poner en papel el diseño de una máquina que haga lo que necesito.

¿Cuál es la meta de Cleto Reyes?

Hay unas políticas y valores que desde que empecé a trabajar las apliqué. La primera fue la responsabilidad de hacer un producto tan bien hecho como si yo lo fuera a usar.

En este caso una de las políticas es hacer el equipo y los guantes como si fuera de nosotros, mantenemos esa responsabilidad. De esa manera hemos logrado mantener una calidad respetando los modelos que dejó mi papá. Nos cuesta tenerla, pues en México no existe la cultura permanente de una calidad constante, pero ese es el estándar que nos gusta y así se mantendrá.


IKE WILLIAMS

FECHA DE NACIMIENTO: 2 de agosto de 1923 / Muerte: 5 de septiembre 1994

EL PELEADOR NACIDO EN Georgia debutó en el boxeo en 1940 y luego de 15 años dejó una sorprendente marca de 127 triunfos, 61 nocauts, 24 derrotas y cuatro empates. Está considerado dentro de los 100 mejores pegadores de todos los tiempos. Murió de causas naturales en su departamento, donde fue encontrado por la policía.

JUAN ZURITA

FECHA DE NACIMIENTO: 12 de mayo de 1917 / Muerte: 24 de marzo de 2000

SEGUNDO CAMPEÓN MUNDIAL MEXICANO de la historia del boxeo, nativo de Guadalajara. Debutó en el profesionalismo en 1932 y luego de 16 años se retiró, dejando una foja de 131 victorias, 47 nocauts, 23 derrotas y un empate. El tapatío murió a causa de Parkinson y Alzheimer, sumado a desnutrición, sumido en la pobreza y el olvido.

*Click para consultar la versión impresa en La Afición de Milenio Diario*