'Rusito' González mantiene el invicto

Noqueó en el cuarto asalto al capitalino Edwin Palomares pelea desarrollada en el Gimnasio Pablo Colín de Cuautitlán Izcalli. El lagunero mejora su marca en 9 victorias y 8 nocauts.

'Rusito' González mantiene el invicto.
'Rusito' González mantiene el invicto. (Especial)

Torreón, Coahuila

Alejandro "Rusito" González mantuvo su calidad de invicto, al noquear en el cuarto asalto al capitalino Edwin Palomares, en pelea de respaldo de la función que encabezó la "Princesa Azteca" Jackie Nava, quien venció por decisión unánime a la venezolana Ana María Lozano.

El lagunero mejora su marca en 9 victorias, 8 nocauts y mantiene su invicto.

Ante un espectacular lleno, se desarrolló esta función de boxeo la noche del sábado en el Gimnasio Pablo Colín de Cuautitlán Izcalli, Estado de México, donde participó el lagunero y lo hizo de gran manera.

En el primer asalto, quien fue asistido en su esquina por su entrenador Jorge Rodríguez, salió dominante en el primer round, dando upers y contragolpeando al rival, uno que siempre fue para adelante, con fuerza y determinación.

Tal así que prendió al “Rusito” con volado a la mandíbula que desequilibró al de Torreón, quien se fue lastimado a su esquina a pesar de haber dominado el round, golpe de suerte del capitalino. Para el segundo, la instrucción fue boxear, no fajarse.

Jabs y el 1-2 eran parte del repertorio del lagunero, quien pagaba y salía. Para el tercero, la misma estrategia, González prendió con upers de izquierda, le propinó gancho de izquierda arriba de la mandíbula que mareó al rival.

Para el cuarto vino el desenlace de la pelea, Jab a la quijada del lagunero, el capitalino se tambaleó y sintió la pegada del de Torreón, tras el fuerte impacto, a los 2 minutos con 54 segundo, Edwin Palomares ya no quiso seguir peleando, tuvo probable fractura de mandíbula.

Con este triunfo, el lagunero mejora su marca en 9 victorias, 8 nocauts y mantiene su invicto. Será valorado por el médico para descartar también, posible fisura en si mandíbula, aunque su entrenador manifestó que sería sólo el fuerte golpe.



dcr