La tercera, la vencida para el Veneno Rubio

Marco Rubio suma seis triunfos al hilo y el séptimo podría ser para ganar el título mundial, aunque es ante uno de los púgiles más temidos de la división media

Marco Antonio Rubio
Marco Antonio Rubio (Mexsport )

CIUDAD DE MÉXICO

Han pasado 985 días desde la última ocasión en que Marco Antonio Rubio perdió. Fue el 4 de febrero de 2012 cuando Julio César Chávez Jr. lo doblegó por decisión unánime en San Antonio, Texas, y desde ahí han sido seis rivales los que han sido sus víctimas, pero el fin de semana quiere cambiar su destino y sabe que es ahora o nunca.

El peleador de 34 años y 66 peleas profesionales quiere ser campeón del mundo y en su camino para lograrlo se encuentra el kazajo Gennady Golovkin.

El mejor conocido como GGGostenta la diadema media de la AMB desde el 2010, con 30 triunfos, 27 de ellos por la vía del nocaut, y son 11 veces las que ha ganado desde que se hizo del título.

Ese es el reto que la noche de este sábado el peleador lagunero tendrá en el StubHub Center.

"Estoy muy motivado. Sé que ya no soy un peleador joven y me tengo que aplicar. Este es un compromiso fuerte porque voy ante un gran peleador, con una gran pegada", dijo el lagunero que buscará mejorar su foja profesional que hasta ahora mantiene en 59 victorias, 51 nocauts, con seis derrotas y un empate.

El Veneno Rubio habló de la importancia que le dio a la preparación física, pues sabe que de fracasar su carrera estaría en riesgo.

"Esta pelea es un todo o nada. Sé que de ella depende el futuro de tantos años dentro del boxeo (14) y no dejaré que tanto esfuerzo se ponga en riesgo.No espero una pelea sencilla, pues Golovkin es un gran campeón y no en baldeva invicto. Voy bien enfocado en mi trabajo y en lo que tengo que hacer para que por fin llegue ese momento de que levante un título mundial", agregó el mexicano, quien en las seis victorias al hilo que tiene cinco han sido por nocaut antes del décimo round.

LAS DOS ANTERIORES

Veneno Rubio ha disputado en dos ocasiones una corona mundial sin éxito, y ahora que está a la puerta del tercer intento aseguró que las dos oportunidades anteriores dejaron la experiencia necesaria como para someter a alguien como el peligroso Golovkin.

La primera ocasión en la que incursionó en terrenos internacionales fue en 2009 cuando retó al estadunidense Kelly Pavlik por las diademas medias del CMB y de la OMB.

Esa noche el lagunero tuvo que ser salvado por el réferi en el noveno round, quien determinó que el mexicano estaba recibiendo demasiado castigo. Pasaron tres años y 10 peleas en las que noqueó a nueve de sus contrincantes, antes de que Rubio volviera a tener otra chance mundialista.

En febrero del 2012, fue superado por Chávez por decisión unánime.