Fury escapa a sanciones pese a declaraciones homófobas y sexistas

El campeón del mundo de los pesos pesados de boxeo escapó a las posibles sanciones tras sus controvertidas declaraciones sobre las mujeres, la homosexualidad y el aborto 

Tyson Fury
Tyson Fury (AP)

LONDRES, Inglaterra

El campeón del mundo de los pesos pesados de boxeo Tyson Fury escapó a las posibles sanciones tras sus controvertidas declaraciones sobre las mujeres, la homosexualidad y el aborto, ya que la Federación encargada del boxeo profesional en el Reino Unido (BBBC) consideró que se trataba de "libertad de expresión" y que no quebrantó ninguna ley con ella.

"Tyson Fury hizo comentarios en los medios que ofendieron a miembros de nuestra sociedad. Sin embargo, no hay nada que pueda decir que haya contravenido la ley ejerciendo su libertad de expresión", indicó la instancia en un comunicado.

La BBBC "le hizo comprender claramente que como campeón del mundo de los pesos pesados" tiene "grandes responsabilidades para evitar polémicas o hacer comentarios ajenos al boxeo", añadió.

El autoproclamado 'Rey de los Gitanos', que destronó por sorpresa el 28 de noviembre al ucraniano Wladimir Klitschko para llevarse los títulos AMB, FIB y OMB de la categoría reina, "expresó su arrepentimiento por haber ofendido, algo que no fue su intención", según la Federación. El cinturón FIB le fue luego retirado por haber aceptado una revancha a Klitschko antes de al aspirante oficial, Vyacheslav Glazkov.

La policía abrió una investigación contra Fury tras conocer sus polémicas declaraciones.

En una entrevista al Mail on Sunday, había estimado que tres cosas debían reunirse "para el fin del mundo": "Una de ellas es la legalización de la homosexualidad en algunos países, otra el aborto y la última es la pedofilia... ¿Quién habría pensado en los años cincuenta o sesenta que las dos primeras serían legalizadas".

Sobre la mujer dijo que su posición era "estar en la cocina o de espaldas".