¿Sigue Floyd?

Tras recuperar el título mundial welter, ahora Manny Pacquiao abrió la puerta para que Mayweather decida si quiere ser su siguiente rival.

Las Vegas

El filipino Manny Pacquiao vengó su derrota ante Timothy Bradley con un boxeo convincente para llevarse una decisión unánime la noche del sábado en Las Vegas, y con ello el siguiente paso es claro para él, pero depende si quieren responderle, al asegurar que está listo para negociar en cualquier momento la pelea con Floyd Mayweather que los fanáticos tanto anhelan.

“La línea está abierta las 24 horas, siete días a la semana”, dijo el astro filipino después de su victoria en 12 asaltos sobre el previamente invicto estadunidense Bradley.

La victoria rectificó lo que la mayoría de los fanáticos calificaron de una gran injusticia cuando Pacquiao perdió la primera pelea en junio de 2012 por una controvertida decisión dividida, cediéndole a Bradley el cinturón de peso welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

La energía, precisión, potencia y rapidez de sus golpes demostraron que Pacquiao no está acabado a sus 35 años, como pensaron algunos de sus críticos tras sus derrotas de 2012 ante Bradley y el mexicano Juan Manuel Márquez.

Pacquiao acertó 35% de sus 563 golpes, mientras que Bradley, 22% de sus 627. Pacquiao tuvo mayor eficacia con su jab, 23%, en comparación con el 11% de Bradley. El PacMan conectó 148 golpes de poder mientras que Bradley, 109.

Tras el desquite ante Bradley, el filipino se enfoca en su futuro, en el que inevitablemente parece estar el Money Mayweather.

“Si él quiere pelear, la pelea se dará”, aseguró Pacquiao, aunque la historia y la mala vibra entre ambos púgiles ha demostrado que concretar este combate no será tarea facil.

Pacquiao (56-5-2) persiguió y castigó a Bradley, que estaba invicto hasta ese momento, en el cuadrilátero del MGM Grand Garden, durante una actuación agresiva que evocó el recuerdo del PacMan en su mejor momento.

Bradley respondió con contragolpes y movimientos evasivos, pero Pacquiao persistió en su ofensiva. Bradley (31-1) tuvo dificultades durante el desarrollo de la pelea.

“Sabía que tenía que hacer más en este combate que en el anterior”, expresó Pacquiao. “No quería descuidarme. Intensifiqué mi accionar en la segunda mitad con ajustes que (el entrenador) Freddie (Roach) me permitió en la esquina. Bradley fue esta ocasión mucho mejor que en nuestra primera pelea. Me lastimó la barbilla”, afirmó.

Pacquiao despejó las dudas en esta revancha, sobre el mismo escenario en el que ambos púgiles se enfrentaron hace casi dos años.

ORGULLOSO DEL TRABAJO

Después de una victoria sólida, Freddie Roach aseguró sentirse muy cómodo en la forma en la que su pupilo se desenvolvió en el encordado.

“Fue una pelea fuerte, en al que Manny mostró que no está acabado. Estoy orgulloso, pues llegó el Manny de antes”, dijo el entrenador que para esta contienda sumó al preparador físico Justin Fortune a la esquina.


ACEPTA LA DIFERENCIA

Timothy Bradley decidió no quitarle crédito a Manny Pacquiao y aceptó la madrugada del domingo que el filipino fue mucho mejor peleador la noche del sábado en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada.

Bradley comentó que a diferencia de la primera ocasión, en esta contienda Manny demostró mucha experiencia en el ring, además de que su velocidad fue un factor que lo ayudó a salir adelante.

“Aunque me lesioné no le restaré a la victoria de Manny, fue mucho mejor que yo y hay que aceptar la derrota como hombre. Fue una gran pelea en la que yo me divertí mucho y espero que los fanáticos también lo hayan hecho”, dijo Bradley, quien sufrió un desgarre en la pantorrilla, pero descartó decir en que momento se lesionó.

Bradley también aplaudió la decisión cuando fue anunciada y felicitó a Pacquiao en el ring. “Tú ganaste la pelea, mereciste el triunfo”, expresó Bradley. “No tengo excusas. Lo intente de verdad”, agregó.

“Yo quería el nocáut. Manny es un gran boxeador, uno de los mejores en el mundo. Perdí ante uno de los púgiles más grandes”, manifestó el púgil estadunidense.