Una prueba no tan dura

A cuatro meses de haber conquistado sus tres títulos mundiales, el ruso Sergey Kovalev pondrá sobre la línea su récord invicto ante Jean Pascal

Jean-Thenistor Pascal está ante una oportunidad única
Jean-Thenistor Pascal está ante una oportunidad única (AP)

Ciudad de México

El canadiense Jean-Thenistor Pascal no ha tenido buenas actuaciones en los últimos dos años, pero esta noche pretende lucir para retomar el camino que perdió al caer ante Bernard Hopkins en 2011.

Del otro lado del ring del Bell Center en Montreal, Pascal tendrá a la sensación rusa Sergey Kovalev, peleador de 1.83 metros de estatura y 79 kilos, quien saltó a la fama al destronar de manera sorpresiva al veterano Hopkins con una decisión unánime.


"En hockey, los jugadores rusos son muy buenos en la temporada regular, pero no lo hacen muy bien en los playofs. Creo que, como ellos, Kovalev no será capaz de demostrar contra mí lo mismo que ha hecho con otros peleadores.

Nadie puede tomarme a la ligera, él no quiere hablar y ha dejado a su entrenador hacerlo, pero John David Jackson no va a entrar al ring conmigo. Soy un general, no un seguidor, soy un lobo, no una oveja", declaró Pascal, quien en sus últimas cinco peleas tuvo tres victorias una derrota y una nula.

El peleador de origen haitiano, que desarrolló toda su carrera en Canadá, fue monarca mundial semicompleto de 2009 a 2011 y tras caer ante El Alien Hopkins no ha recuperado el paso que le permita conquistar el fajín.

Incluso Lucian Bute, al que se proyectaba que podía noquear, logró sobrevivir los 12 episodios del duelo para después caer por decisión unánime.

"Pascal es un peleador duro, veré qué tanto, no voy a hacer predicciones, es boxeo, todo puede pasar. Esta pelea es muy interesante porque es mi siguiente prueba, quiero mostrar quién soy en una gran arena", señaló el invicto Kovalev, quien evitó caer en las provocaciones de su rival, a pesar de que estuvieron cerca de llegar a los puños durante su última conferencia de prensa. En la ceremonia de pesaje realizada ayer, el campeón pesó 174.2 libras (79 kilos), mientras que el retador se quedó en 175 libras (79.37).

El ruso, quien va por su pelea número 28 como profesional, tiene una meta fija y aunque aseguró que no teme a su rival, sabe que una derrota a estas alturas echaría por tierra el deseo de querer convertirse en monarca indiscutido de la división, cosa que solo han logrado dos peleadores en la historia del boxeo. Kovalev aseguró que de vencer a Pascal buscará a Adonis Stevenson, canadiense que tiene en su poder la única diadema que le falta: la del Consejo Mundial de Boxeo.