Se acabaron las palabras

Luego de tres meses de preparación llegó la hora para que Saúl Álvarez se enfrente al cubano Erislandy Lara

Saúl Álvarez y Erislandy Lara, en el pesaje
Saúl Álvarez y Erislandy Lara, en el pesaje (AFP)

Ciudad de México

No hay plazo que no se cumpla y esta noche el ex campeón mundial mexicano Saúl Álvarez irá por el honor y la gloria que con amenazas el cubano Erislandy Lara abolló. "Nací listo. Las palabras mañana (hoy) van a salir sobrando. Ver a la gente apoyándome es una motivación. Quiero darle triunfos a mi gente, a México", dijo el peleador tapatío, quien agradeció a los 4 mil asistentes a la ceremonia de pesaje donde detuvo el fiel de la balanza en 70.306 kilogramos.

Teniendo como escenario el Grand Garden Arena del MGM Grand de Las Vegas, Nevada, el peleador de 23 años insistió en que traerá consuelo a los miles de aficionados tricolores que sufrieron la decepción de ver cómo la selección de futbol era eliminada del Mundial.

Con la ventaja del peso a favor, Saúl Álvarez buscará cobrar la afrenta del ex olímpico cubano y borrar la imagen polémica que dejó en su última salida al cuadrilátero cuando en marzo pasado venció a Alfredo Angulo.

Arropado por un ambiente ciento por ciento mexicano, al término de la ceremonia de pesaje, Álvarez encaró a Lara, con quien sostuvo un largo duelo de miradas que terminó el promotor y ex boxeador Óscar de la Hoya.

"Quería partirle ya, ahí mismo, la cara. Enfrente de toda la gente", amenazó al descender de la báscula el peleador antillano apodado Sueño Americano.

"Esos abucheos que escucharon hoy (ayer), mañana (hoy) cambian. Era lo que estaba pidiendo y mostraré quién es realmente el Canelo Álvarez. Dicen que es el mejor de las 154 libras, pero no ha hecho nada para ganar ese calificativo", explicó Lara.

Mientras el récord profesional del tapatío supera por casi 23 encuentros al del peleador cubano, iguala la lona recorrida con el trasfondo amateur que tuvo en sus años en la isla en el que logró convertirse en monarca en 2005 y Centroamericano en 2006.

"En mi carrera he tenido peleadores muy duros, a diferencia de Canelo. Vengo con hambre de demostrar mi calidad y así quedarme con su lugar. Lo exhibiré", finalizó Lara, quien aseguró que no influirá saberse abajo en los momios que hasta ahora tienen como favorito al mexicano 2-1.

En el duelo preestelar de la noche, Ábner Mares enfrentará al puertorriqueño Jonathan Oquendo en duelo no titular.

Luego de haber sido noqueado en un round hace 11 meses, Mares tomó un descanso, por lo que ahora vuelve para enfrentar a un duro prospecto que prometió subir al ring sin respeto al que fue trimonarca mundial.

"Tengo ganas de volver, de mostrar que una derrota no define mi carrera y que voy por más de lo que hasta ahora he logrado, al in y al cabo tengo 28 años".