Les da descanso

Un hawaiano será rival del campeón mundial Román González, luego de enfrentar y vencer a 17 mexicanos

Román González
Román González (Alma Montiel )

CIUDAD DE MÉXICO

En seis de sus últimas 10 peleas, el campeón nicaragüense Román González ha barrido con los boxeadores tricolores, consiguiendo cinco victorias por nocaut —ninguna más allá del séptimo round— y solo un triunfo por decisión unánime.

Ahora, para su regreso a los encordados, el centroamericano decidió elegir al hawaiano Brian Viloria como su siguiente rival para el encuentro que contempla el 17 de octubre en Nueva York, en el respaldo de la pelea de Gennady Golovkin contra David Lemieux.

Luego de varias semanas de negociación, el monarca dio a conocer que dará un descanso a las filas de mexicanos, a pesar de que dentro de las posibilidades se encontraba el ex campeón guerrerense Giovanni Segura e incluso la esperada revancha ante Juan Francisco Estrada, que se ha aplazado por tres años.

A pesar de haber sometido a 17 mexicanos en lo que va de su carrera, más de 10 campeones mundiales, Román González. 

Aún no se considera un mata mexicanos, pero reconoció que es un estilo que se le facilita resolver arriba del ring y que le permite explotar todo el poder de su pegada.

"No lo puedo explicar tal cual, pero ese estilo me beneficia, me hace sentir cómodo. Los rivales mexicanos son muy buenos, porque son valientes e inteligentes, pero quiero más retos, nuevos, que me lleven a otro nivel. Estoy muy agradecido con Dios por esta oportunidad de enfrentar a alguien que fue un gran campeón. Sé que tiene gran experiencia y eso hará de la pelea un gran reto", dijo vía telefónica el peleador de 1.60 metros de estatura y 51 kilos de peso.

Román González llega a la cita con una foja invicta de 43-0 con 37 nocauts; luego de haber limpiado casi por completo las divisiones de peso mínimo y minimosca, y ahora busca extender su supremacía en mosca.

En calidad de campeón del CMB, El Chocolatito hará frente al experimentado Hawaiian Punch, quien desde 2013 inició el camino para la reconquista de la calidad de campeón que perdió ante el mexicano Juan Francisco Estrada.

Desde esa derrota, Viloria acumula cuatro victorias consecutivas, en las que tres han terminado por la vía corta, por lo que en los últimos dos años ha boxeado 20 rounds, lo que puede generarle problemas arriba del ring.