Regresó PacMan

El pelador filipino demostró que la velocidad y agresividad que lo caracterizó aún está presente. Descartó oficializar su retiro

Las Vegas

Manny Pacquiao logró inclinar a su favor la balanza y la noche del sábado se llevó la tercera pelea de la trilogía ante Timothy Bradley.

Con una amplia decisión unánime - 116-110, 116-110 y 116-110 - después de haber mandado a la lona en dos ocasiones a La Tormenta del Desierto, PacMan podría decir adiós del boxeo profesional, sólo que por el momento descartó hacerlo oficial.

“Tengo que hablarlo con mi familia. Hoy fue una buena noche en la que yo buscaba un nocaut y no se dio. Pero me voy satisfecho con lo que hice”, dijo el peleador que mejoró su foja profesional a 58-6-2 con 38 nocauts.

Manny Pacquiao utilizó el contragolpeo y la velocidad para dominar la primera parte la nueva agresividad de Bradley, quien a pesar de lanzar mucho más golpes y plantarse al intercambio de golpes, no logró hacer el daño que esperaba.

Para la mitad de la contienda, tal y como Freddie Roach lo había pronosticado, Bradley decidió cambiar de nueva cuenta su estilo a uno mucho más elusivo y sin correr el riesgo de tanto contragolpe.

Los cambios no ayudaron mucho a Bradley ya que visitó la lona al final del séptimo rollo y en el noveno asalto.

Desde el campanazo inicial Pacquiao subió dispuesto a lidiar con Bradley a pesar de que sus golpes iban con más fuerza, pero al ir avanzando la contienda la potencia disminuyó y el filipino encontró la forma de meter sus golpes de poder en ángulos que le permitieron conectar en el rostro y cuerpo a Bradley.

“Yo iba en busca del nocaut pero no se dio. Bradley es un gran guerrero al que respeto mucho”, dijo Pacquiao al final de la contienda.

Manny Pacquiao logró quitar el mal sabor de boca que había dejado tras la contienda que sostuvo hace un año ante Floyd Maywether en la que no pudo hacer gran cosa debido a una lesión del hombro. Ahora tras su primera victoria tras la operación, Pacquiao descartó hablar sobre sus planes a futuro, aunque destacó sentirse triste y nostálgico por la posibilidad de decirle adiós al deporte que ha practicado por más de 20 años.