Se quedó con las ganas

El peleador mexicano, Raymundo Beltrán no pudo destronar a Terrence Crawford, quien lo venció por decisión unánime y retuvo el cetro de peso ligero de la OMB


Ray Beltrán no pudo ante Crawford
Ray Beltrán no pudo ante Crawford (Especial)

Ciudad de México

El mexicano Raymundo Beltrán no pudo concretar el sueño de destronar al ídolo de Omaha, Terrence Crawford, la noche del sábado en Nebraska al caer por decisión unánime

El peleador de Sinaloa comenzó a buen ritmo la contienda, pero se encontró con el jab del campeón que no lo dejó acomodarse durante los 12 rollos y al final de la contienda, cansado y con poca efectividad, tuvo que salir del ring con el séptimo descalabro de su carrera profesional.

Al campanazo inicial el mexicano buscó adaptarse al estilo de pelea complicado del titular de ligero de la Organización Mundial de Boxeo. Sin importar el que no lo tuviera oportunidad de agarrarlo con facilidad, Beltrán demostró aplomo y comenzó hacer trabajo gradual con la derecha que alcanzó en varios momentos al de Omaha.

Para el sexto round, el cansancio se hizo presente y Crawford aprovechó para meter puntos a placer hasta llegar al punto para fanfarronear hasta completar los 12 rollos.

Con esta victoria, Terrence Crawford mejoró su récord a 25 victorias y la segunda defensa de la contienda. Mientras que Beltrán dejó su récord en 29 triunfos, 17 nocauts, siete derrotas y un empate.

Jueces empañan pelea

En pelea preestelar de la noche los jueces salvaron al boricua Jayson Vélez de una inminente derrota, con la que hubiera perdido la calidad de invicto, al presentar tarjetas de 117-111 para Gradovich , 115-113 para Vélez y el tercero dio 114-114.

Vélez – peleador de Miguel Ángel Cotto – se midió al ruso Evgeny Gradovich en un duelo por la corona pluma de la Organización Mundial de Boxeo y aunque tuvo un buen inicio fue de más a menos al grado que para los últimos dos rollos estuvo a punto de ser noqueado.

El isleño usó su técnica para imponerse en el primeros tres rounds de la contienda, pero poco a poco el ruso-mexicano impuso su fuerza y lo fue demoliendo a tal grado en que varias ocasiones terminó sobre piernas tambaleantes, pero el apoyo de una buena preparación le evitó visitar la lona.

Con este empate, Evgeny Gradovich conservó su corona mundial y su foja sin mancha, pero el ganador fue Vélez quien se salvó de su primer descalabro.