Boxeador como los de antes

El nativo de Nogales quiere ser recordado por enfrentar a los rivales más duros, aunque ello implique perder el invicto como profesional 

Óscar Valdez
Óscar Valdez (Mexsport)

Ciudad de México

El anhelo por disputar un título del mundo se mantiene desde que debutó en el terreno profesional, pero Óscar Valdez sabe que para conseguirlo tendrá que recorrer un camino que lo lleve a emular a aquellos peleadores que veía cuando era pequeño: medirse a los rivales más duros.

"Uno de mis objetivos en el deporte no solo es lograr el título mundial, sino quitar esa reputación que tiene el boxeador en esta época. La gente critica mucho, por ejemplo, a Danny García, a Floyd Mayweather, etc., porque piensa que evitan a otros peleadores porque tienen miedo a perder el invicto; el público toma al boxeo como si fuera lucha libre", afirmó en entrevista con La Afición el peleador de 24 años que proyecta disputar un título del mundo a final de este año o a principios de 2016.

¿Por qué comparas el boxeo actual con la lucha libre?

"No siento presión por que digan que soy la esperanza; eso aprendí a manejarlo durante mis dos juegos"


Porque lo toman como que no es nada serio y quiero quitar esa mala reputación, regresar a esa vieja escuela, como lo hacían (Julio César) Chávez, Sugar Ray Leonard, (Marvin) Hagler, (Tommy) Hearns, (Roberto) Manos de Piedra Durán, cuando peleaban los mejores contra los mejores y no les importaba perder el invicto, simplemente buscaban ganarle al campeón mundial. Es lo que me gusta, lo que crecí viendo y no me agrada cuando escucho que la gente dice que Floyd (Mayweather) le tiene miedo a (Manny) Pacquiao, porque es malo para el boxeo, lo que está haciendo (el estadunidense) está mal.

Buscar esos enfrentamientos ante los mejores representa un riesgo, ¿estás dispuesto a tener peleas que podrían significar perder el invicto?

Si quiero cambiar eso, cumplir con mi objetivo, tengo que enfrentarme a los campeones en mi momento y aunque esté en riesgo, así es el boxeo; si no me arriesgo, nunca voy a hacer nada.

¿Qué tanto valoras ese cero en derrotas en tu récord ahora que en el boxeo es tan importante?

Lo valoro mucho, obviamente no quiero perder en nada, en la vida, en el amor, en el boxeo, es algo natural. Pero también pienso que si no te mueves y no te arriesgas, nunca harás nada, muchos boxeadores tuvieron derrotas antes de coronarse campeones y es lo que la gente la valora. Toma en cuenta el corazón y las ganas de subirse a un ring y dar lo mejor de su esfuerzo, realmente lo valoro, no me gustaría perderlo, pero soy consciente de que eso podría pasar.

Hablando de peleas de título del mundo, se escucha el nombre de Jhonny González como tu rival, a pesar de no ser de la generación, ¿cómo lo ves?

A lo mejor Jhonny ya no esté, sé que aún me falta para disputar un título y hay peleadores que tienen más méritos para enfrentarse a él, pero de que me gustaría, claro que sí.

Entonces, ¿a quién más apuntas como rival para el futuro?

Si me hablan de oportunidades, me gusta mucho El Ruso Mexicano (el campeón Evgeny Gradovich), lo tomaría, es una pelea que me agrada, aunque agarraré la oportunidad como venga.

El año pasado tuviste mucha actividad, ¿qué ha planeado tu equipo para este año?

Estoy muy feliz con los resultados que tuve y espero que este año sea igual o mejor, solo he escuchado rumores, pero vienen cosas buenas. Este año subiré a 10 rounds y ahí es donde ya obtienes ranking y pienso que cada pelea a 10 será un paso más rumbo al sueño de ser campeón mundial, pero no me quiero precipitar, sobre todo pensando en ese cinturón, quiero ir pelea a pelea.

Has enfrentado a muchos rivales, pero no te han dado la batalla que esperabas, quieres más acción...

Me encantaría enfrentarme a alguien que me presione más, con más nivel, la gente todavía no ha visto al Óscar Valdez que creo que soy. Siento que en mis 14 peleas apenas he mostrado un pedacito del boxeador que soy, sé que llegará el día en que el público dirá que tengo más talento del que pensaba, confío en mí y le pongo muchas ganas a lo que hago, no es difícil ir al gimnasio, me encanta correr. Disfruto lo que hago y es mi pasión, como amateur me enfrenté a lo mejor y en lo profesional voy en camino para hacerlo. Creo que soy capaz de llegar a ser alguien grande en el profesionalismo.