Salido, “molesto” pero no rehúye al compromiso

Orlando está enfadado por el rival ante quien defenderá su corona pluma del CMB; sin embargo, su condición de campeón lo empujará a enfrentar a Lomachenko

Orlando 'Siri' Salido, por la defensa de su cetro
Orlando 'Siri' Salido, por la defensa de su cetro (Especial)

San Antonio, Texas

Orlando Salido está enojado. Si compara su carrera con la de su próximo rival, el ucraniano Vasyl Lomachenko, sabe que le están faltando al respeto, pero insiste en que un campeón no rehúye a nadie.

"Por algo somos considerados como los mejores, ¿qué no?", cuestionó.

El sonorense esperó ocho años y 33 peleas profesionales antes de que llegara la oportunidad mundialista y ahora, este sábado, tiene que enfrentar a un retador con sólo una pelea en el terreno profesional, como parte de la cartelera que protagonizará Julio César Chávez Jr. en San Antonio, Texas.

"Me molesta, pero no reclamé ni a mi promotor, ni al organismo que me avala. Lo acepté porque mi empresa es la que me lo está poniendo. Es campeón olímpico y ellos creen que se lo merece. Yo estoy para pelear con el que me pongan enfrente, soy un peleador profesional y como tal me voy a portar", dijo a La Afición el actual campeón pluma de la Organización Mundial de Boxeo, quien busca la primera defensa en la segunda parte de su reinado.

Salido, quien reconquistó la corona en septiembre pasado al dar cuenta del boricua Orlando Cruz, reconoció que el boxeo ha cambiado y que ahora a él le toca enfrentar a esa nueva especie de peleadores que llegan en tiempos récord a disputar coronas mundiales.

"No le quito mérito a todo lo que ha hecho en el ring. Como peleador amateur tuvo una gran carrera. No soy quién para decir si lo merece o no. Llegó a 400 peleas y sólo perdió una. Fue medallista de oro Olímpico, pero estoy seguro de que él se confía, desde ahora le advierto que no es lo mismo el terreno profesional y mucho menos cuando está en un ring con un mexicano", sentenció el pugilista de 33 años con 55 peleas profesionales, 12 de ellas descalabros.

Salido destacó que la pelea no será tan sencilla como dictan los papeles, pues señaló que la movilidad de su retador hará de los primeros cuatro rounds algo complicado.

"La incógnita en esta pelea es si la experiencia amateur de Lomachenko puede competir con la que yo tengo en el terreno profesional, lo que hará difícil los primeros rounds es que es un peleador rápido y movido, no siendo un blanco fijo, pero me voy a acomodar y sé que tendré la pelea controlada del sexto round en adelante. La pelea será mía, pues aunque se mueva yo voy a tener la posibilidad de acorralarlo en las cuerdas, de atosigarlo", adelantó el mexicano, quien sufrió su último descalabro en enero del 2013.

QUIERE SER DIFERENTE

A Vasyl Lomachenko le divierte llevar la contraria. El joven monarca olímpico de 26 años disfruta de ver las caras de sorpresa cuando asegura que destronará a un peleador que le lleva 18 años de carrera.

"Cuando iba a debutar pedí campeonato del mundo, pues quiero hacer las cosas interesantes. No se dio, pero ahora voy por la segunda pelea profesional y viene el campeonato del mundo. No estoy nervioso porque es el camino que elegí. Esto es lo que quiero y sé cómo lo voy a obtener", abundó el peleador, quien tuvo una prolífica carrera amateur de 396 victorias y sólo un descalabro.

Vasyl debutó en octubre pasado ante el mexicano José Ramírez, peleador de 29 encuentros profesionales y sólo tres descalabros, esa noche lo venció por nocaut efectivo en cuatro rounds.