Morales se quedó con las ganas

El Niño Maravilla cayó este sábado ante el campeón mundial Lee Haskins, poseedor del cinturón gallo de la Federaciín Internacional de Boxeo

Pesaje Lee Haskins vs. Iván Morales
Pesaje Lee Haskins vs. Iván Morales (Tomada de Twitter @IvanMoralesMx)

Ciudad de México

Los sueños del peleador tijuanense Iván Morales, hermano de los ex campeones Erik y Diego, fueron truncados… al menos, por ahora.

La noche del sábado en Cardiff, Inglaterra, El Niño Maravilla Morales cayó por puntos ante el campeón mundial Lee Haskins, de Inglaterra, dueño del cinturón gallo de la Federación Internacional de Boxeo.

En lo que fue su segundo descalabro profesional, José Iván Morales arrancó la contienda luchando por imponerse a un estilo poco ortodoxo del campeón y a pesar de haber topado con codos, cabezazos y amarres, logró cerrar la contienda hasta el quinto episodio.

Basado en un boxeo educado, con una guardia cerrada y a media distancia, Morales logró frustrar con movimientos de cintura al campeón al menos hasta el quinto episodio, cuando el campeón decidió acortar la distancia y empezó a lanzar golpes en todos los ángulos.

La frustración comenzó a asomar para el sexto round, cuando el exceso de amarres, golpes abajo del cinturón y cabezazos – sin un reclamo del referi – fueron demasiados y dejó que el campeón lo aventajara sin poder resolver.

Para el noveno round, Morales – sabiéndose abajo en las tarjetas – salió buscando el nocaut, pero la experiencia y el estilo incómodo de Haskins jugaron un papel importante para evitar que el mexicano lograra destronarlo.

“Fue impresionante, fue mi sueño vuelto realidad. El poder pelear ya como campeón mundial, fue maravilloso. Es algo que quiero seguir haciendo y estoy listo para quién quiera”, dijo el monarca, quien se coronó en el escritorio a finales del año pasado luego de que el fajín mundial quedara vacante y el ostentara el título interino.

Tras recorrer los 12 rounds, los jueces dieron como ganador a Haskins por tarjetas de 118-110, 118-110 y 119-108, dejando el balance del mexicano en 29-2 con 17 nocauts; mientras que el campeón mejoró a 33-3 con 14 nocauts.

De haberse coronado, Morales hubiera ingresado a su familia a la historia del boxeo mundial como el segundo trío de hermanos campeones mundiales, por debajo de los Kameda. A pesar del resultado adverso, Morales aseguró que no desistirá del sueño de coronarse monarca.