Para Cotto fue: la gran noche de “La diva”

“Nos apegamos a la estrategia y al trabajo que realicé en el gimnasio. Esas dos fueron las claves. Yo salí de Puerto Rico con mi mente puesta en la victoria ", dijo el púgil boricua

Miguel Cotto, boxeador
Miguel Cotto, boxeador (Reuters)

NUEVA YORK, Estados Unidos

Hizo historia y la sonrisa que acompañó al boricua Miguel Ángel Cotto durante la última semana de promoción de su pleito, se esfumó.

Con total seriedad y acompañado por su esposa, Melissa Guzmán, y sus hijos, Junito Cotto se dejó ver luego de haber logrado una de las victorias más importantes de su carrera: acabar en 10 asaltos al ahora ex monarca mundial medio del Consejo Mundial de Boxeo, Sergio Martínez.

“Esta fue un gran noche para esta diva”, dijo el boricua que hizo alusión a la forma en la que Martínez se burló de él por las condiciones que pidió para firmar la contienda. “Simplemente quiero ser un mejor Miguel Cotto día a día el publico y los conocedores saben quien soy y ellos sabrán en donde colocarme en la historia”, abundó.

Sin mostrar mayor emoción por haberse alzado como el primer puertorriqueño en haber conquistado cuatro divisiones diferentes, superando a campeones como Wilfredo Gómez o Félix Tito Trinidad, Cotto explicó que la base para poder vencer a alguien con mayor estatura, alcance y peso, fue el manejo de ring.

“Nos apegamos a la estrategia y al trabajo que realicé en el gimnasio. Esas dos fueron las claves. Yo salí de Puerto Rico con mi mente puesta en la victoria y este triunfo le debe de caer bien al pueblo boricua. Sabemos que Sergio es un gran campeón y que iba a tratar de ganarnos en las posiciones. Subí con la mentalidad de ir ganado round por round y así lo hicimos. Pusimos buenas manos desde el principio”, reconoció, no sin antes evitar hablar sobre su futuro en el boxeo, pues aseguró que primero descansará.

 “Si no lo cuido yo, ¿quién?”: Sarmiento

No hubo excusas. El equipo y el mismo Sergio Martínez reconocieron que Miguel Cotto fue el mejor dentro del Madison Square Garden.

“Hay que saber reconocer y esta noche me quito el sombrero ante Cotto”, dijo el boxeador quilmeño de 39 años, quien saliendo de la arena fue llevado de inmediato al hospital para cerciorarse del estado de las rodillas.

En entrevista con La afición, Pablo Sarmiento – entrenador de Martínez – reveló que los primeros segundos del décimo round fueron los más complicados, pues tomó él fue el que tomó la decisión de no dejar salir más a su peleador.

“No voy a quitarle nada de mérito a la victoria de Cotto esta noche. Fue el mejor y nos venció bien… fue muy complicado, pero sabía que mi peleador ya no estaba bien y no lo iba a arriesgar. Sergio más que mi entrenado es mi amigo, mi hermano y si no lo cuido yo, ¿quién?”, dijo el preparador argentino.

Consternado por el resultado, pues no esperaban que Miguel Ángel tuviera ese poder de puños en las 160 libras, Sarmiento hizo hincapié en que  ese fatídico primer round – en el que Maravilla visitó la lona en tres ocasiones - fue producto de que lo agarrara “frío”.

Aunque la palabra retiro ronda ya al ex monarca argentino, Pablo Sarmiento alejó los fantasmas diciendo:

“El retiro es una decisión que se tiene que tomar con la cabeza fría, esa es una decisión que no se puede tomar con todo esto tan reciente y con la cabeza caliente. Cuando todo esté más tranquilo nos sentaremos a platicar y ahí se decidirá”, finalizó.