Sulaimán cumple un año en la presidencia

Tras la muerte de su padre, Mauricio tomó la presidencia del WBC en la que ya cumple un año

Mauricio Sulaimán encabezó el evento
Mauricio Sulaimán, presidente del WBC (Érika Montoya)

Ciudad de México

Mauricio Sulaimán asumió la presidencia del WBC por votación unánime de la Junta de Gobierno, en asamblea extraordinaria realizada el 11 de febrero del 2014 en el hotel Camino Real de la ciudad de México, tras el fallecimiento de Don José Sulaimán.

El dirigente comentó: "Ha sido un año de sentimientos encontrados para todos. El boxeo bajó la guardia de manera especial cuando mi papa murió, en un reconocimiento a la labor que hizo, pese a tanto enfrentamiento que recibió de promotores y de medios de comunicación".

A un año de ocupar el máximo cargo del Consejo Mundial de Boxeo, Mauricio Sulaimán mencionó algunos cambios hacia su persona, "dejaron de hacer esa crítica, esa constante campaña buscando lastimar a mi padre. Encontré las puertas abiertas en todo este año y busco seguir el camino de mi papá, las actividades y objetivos como organismo para seguir lo que dejó marcado".

Se sincera y reconoce que nunca podrá suplir la figura que dejó en el ámbito mundial su progenitor, "siempre seré su hijo y la gente involucrada en el boxeo me apoya, por lo que estoy obligado a seguir sus pasos. Nunca voy a suplir a mi papá, porque como José Sulaimán no habrá otro, con esas características que lo tuvieron 38 años en la presidencia del WBC, con gran amistad de todos".

Reconoce la falta que le hace su progenitor, "tengo una soledad tremenda, siempre tuve una gran comunicación con mi papá. Donde aterrizaba lo llamaba, y lo veía si coincidíamos en la misma ciudad. Se quedó con deseos de hacer muchas cosas y es una motivación para mi seguir y cambiar eso", expresó.